Las Naciones en la Profecía de los Últimos Tiempos

por: Jim Solberg, Director Nacional de Estados Unidos

Print Friendly, PDF & Email

Public Domain/ Wikipedia.org

Si usted piensa leer este Estudio de Israel es porque probablemente ya ame a Israel y ha estudiado las profecías sobre lo que Dios tiene preparado para Israel y su pueblo a medida que nos acercamos a los últimos tiempos. Puentes para la Paz es una asombrosa fuente de información sobre la Israel bíblica y moderna, su tierra, su pueblo y su futuro. Pero este estudio no se trata de Israel. Este mes veremos las profecías bíblicas y los eventos actuales según se relacionan con las otras naciones en la región.

Quizás usted no conozca lo que la Biblia dice sobre el futuro de otras naciones, o quizás piense que lo único que la Biblia dice sobre otras naciones es que se encontrarán en guerra con Israel. Pero aún una somera mirada revelará que la Biblia dice mucho sobre el futuro de otras naciones, y no describe el mismo futuro para cada una de ellas.

Este estudio no tiene la intención de remover toda duda respecto al destino de los vecinos de Israel, ni del tiempo en que Dios intervendrá con esas naciones. Por el contrario, considere este estudio como una fuente de información que puede guardar cerca de su Biblia y el periódico del día. Cuando las noticias del Medio Oriente le ocasionan curiosidad y quiere saber qué parte podrán jugar ciertas naciones en el plan de Dios, puede usar este estudio como guía para ver qué dice la Biblia al respecto. La evaluación de eventos actuales a la luz de las Escrituras para determinar si representan un cumplimiento profético es una técnica muy antigua utilizada por los sabios judíos, y es el fundamento hebraico de este estudio. Por lo tanto, le invito a que comencemos este análisis con una Biblia y mente abierta.

Conceptos Básicos

A manera de introducción, veamos dos pasajes fundamentales. Abdías 1:15 dice: «Porque se acerca el día del SEÑOR sobre todas las naciones. Como tú has hecho, te será hecho; tus acciones recaerán sobre tu cabeza.» Ciertamente, este verso promete juicio y castigo sobre «todas las naciones.»

¿Pero así terminan todas las naciones? Leemos algo diferente en Miqueas 4:2: «Vendrán muchas naciones y dirán: ‘Vengan y subamos al monte del SEÑOR, a la casa del Dios de Jacob, para que Él nos instruya en Sus caminos, y nosotros andemos en Sus sendas…'» ¿Esas «muchas naciones» serán incluidas en el castigo para «todas las naciones»?

A continuación analizaremos cada una de las principales naciones alrededor de Israel, y algunas un poco más distantes, el papel que juegan en los eventos por venir, y veremos cuáles son mencionadas con detalle en las Escrituras. Pero antes que nada, permítame hacer dos aclaraciones: Primero, un estudio exhaustivo de la profecía de las naciones mencionadas en la Biblia abarcaría mucho más de lo que podremos ofrecer en este estudio, así que sólo espero abrir su apetito para que realice más estudio al respecto.

En segundo lugar, no todos los buenos y competentes expertos bíblicos concuerdan en lo que les voy a compartir. De hecho, tampoco concuerdan en cuál nación bíblica corresponde a qué nación moderna de hoy día. Así que, si su pastor o maestro ve las cosas de una manera diferente, le voy a pedir que extienda su gracia a cada uno de nosotros, porque hacemos lo mejor posible por interpretar lo que nos parece expresan las Escrituras. Nuevamente, mi esperanza y mi oración es que cualquier controversia engendrada aquí le conduzca a mayor oración y estudio de la Palabra, y no a animosidad respecto a algún detalle en particular.

Ya que hemos aclarado algunos conceptos básicos y hemos hecho algunas aclaraciones, comencemos a identificar las naciones que menciona la Biblia y cómo se llaman hoy día. Nuestra identificación de esas naciones comienza con los descendientes de Noé y lo que parece ser un “listado de las naciones” en Génesis 10.

Usaremos esta tabla y los siguientes mapas para identificar qué nación moderna se relaciona con los nombres y textos bíblicos. No estudiaremos cada uno en detalle, sino que mi intención es ofrecerle una comprensión general de las profecías referentes sólo a once de estas naciones modernas.

Veremos que la Biblia indica tres destinos muy diferentes para estas naciones. Las naciones que estudiaremos son el Líbano, Siria, Irak, Jordania, Arabia Saudita, Egipto, Rusia, Ucrania, Turquía, Irán y Libia.

A medida que usted lea los versos bíblicos citados, trate de distinguir cada nación según las siguientes categorías:

Olinchuk/Shutterstock.com

1 – Naciones que eventualmente tendrán paz con Israel.

2A – Naciones que batallarán contra Israel y serán destruidas.

2B – Naciones que batallarán contra Israel, pero finalmente harán la paz.

3 – Naciones que serán destruidas por Dios, pero no se describe una batalla contra Israel.
Al final, compartiré cómo yo clasificaría a cada nación.

Líbano
«Cuando Yo los esparza entre los pueblos [a los israelitas], aún en lejanas tierras se acordarán de Mí, y vivirán con sus hijos, y volverán. Los haré volver de la tierra de Egipto, y de Asiria los recogeré; los traeré a la tierra de Galaad y del Líbano, hasta que no haya sitio para ellos»
(Zac. 10:9-10).

Siria

«Profecía contra Damasco: ‘Damasco dejará de ser ciudad, y vendrá a ser un montón de ruinas. Abandonadas están las ciudades de Aroer. Serán para los rebaños, para que se echen en ellas , y no habrá quien los espante. Desaparecerá la fortaleza de Efraín y la soberanía de Damasco, y el resto de Aram (Siria) vendrá a ser como la gloria de los Israelitas,’ declara el SEÑOR de los ejércitos» (Isa. 17:1-3).

«Así dice el SEÑOR: ‘Por tres transgresiones de Damasco, y por cuatro, no revocaré su castigo, porque trillaron a Galaad con trillos de hierro. Por eso enviaré fuego sobre la casa de Hazael, que consumirá los palacios de Ben Adad. También romperé el cerrojo de Damasco, exterminaré al morador del Valle de Avén y al que empuña el cetro de Bet Edén. El pueblo de Aram será desterrado a Kir,’ dice el SEÑOR» (Amós 1:3-5).

Irak

«‘Espada contra los caldeos,’ declara el SEÑOR, ‘y contra los habitantes de Babilonia, contra sus oficiales y sus sabios…Por tanto, allí vivirán las fieras del desierto junto con las hienas, también vivirán avestruces en ella; nunca más será habitada ni poblada por generación y generación'» (Jer. 50:35, 39).

Y gritó con potente voz: ‘¡Cayó, cayó la gran Babilonia! Se ha convertido en habitación de demonios, en guarida de todo espíritu inmundo y en guarida de toda ave inmunda y aborrecible. Porque todas las naciones han bebido del vino de la pasión de su inmoralidad, y los reyes de la tierra han cometido actos inmorales con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido con la riqueza de su sensualidad (su lujo). ‘ Y oí otra voz del cielo que decía: ‘Salgan de ella, pueblo mío, para que no participen de sus pecados y para que no reciban de sus plagas. Porque sus pecados se han amontonado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus iniquidades'» (Apoc. 18:2-5).

Pero existe un cuadro muy diferente para el norte de Irak, que era parte de la antigua Asiria: «Aquel día Israel será un tercero con Egipto y con Asiria, una bendición en medio de la tierra, porque el SEÑOR de los ejércitos lo ha bendecido, diciendo: ‘Bendito es Egipto Mi pueblo, y Asiria obra de Mis manos, e Israel Mi heredad'» (Isa. 19:24-25).

Jordania

Amón:

«‘Por tanto, vienen días,’ declara el SEÑOR, ‘en que haré que se oiga el grito de guerra contra Rabá de los amonitas, y será convertida en montón de ruinas, y sus ciudades serán incendiadas. Entonces se apoderará Israel de los que lo poseían,’ dice el SEÑOR…’Pero después restauraré el bienestar de los amonitas,’ declara el SEÑOR» (Jer. 49:2, 6).

Moab:

«‘¡Ay de ti, Moab! Ha perecido el pueblo de Quemos; porque tus hijos han sido tomados en cautiverio, y tus hijas en cautividad. Pero restauraré el bienestar de Moab en los postreros días,’ declara el SEÑOR. Hasta aquí, el juicio de Moab» (Jer. 48:46-47).

Edom:

«‘Entonces la casa de Jacob será un fuego, y la casa de José una llama, y hojarasca la casa de Esaú. Los quemarán y los consumirán, y no quedará sobreviviente alguno de la casa de Esaú,’ porque el SEÑOR ha hablado» (Abdías 1:18).

«‘En aquel día levantaré el tabernáculo caído de David, repararé sus brechas, levantaré sus ruinas, y lo reedificaré como en el tiempo pasado, para que tomen posesión del remanente de Edom y de todas las naciones donde se invoca Mi nombre,’ declara el SEÑOR, que hace esto» (Amós 9:11-12).

Arabia Saudita y las Naciones de la Península Arábiga

«Profecía sobre Arabia: ‘En las espesuras de Arabia pasen la noche, caravanas de dedanitas. Traigan agua para el sediento, habitantes de la tierra de Tema, salgan con pan al encuentro del fugitivo. Porque han huido ante las espadas, ante la espada desnuda, ante el arco tensado y ante la violencia de la batalla.’ Pues así me ha dicho el Señor: ‘En un año, como lo contaría un jornalero, terminará todo el esplendor de Cedar. Y del resto del número de los arqueros, los poderosos de los hijos de Cedar, quedarán pocos, porque ha hablado el SEÑOR, Dios de Israel'» (Isa. 21:13-17).

Egipto

«En aquel día el SEÑOR trillará desde la corriente del Éufrates hasta el torrente de Egipto, y ustedes serán recogidos uno a uno, oh Israelitas. También en aquel día se tocará una gran trompeta, y los que perecían en la tierra de Asiria y los desterrados en la tierra de Egipto, vendrán y adorarán al SEÑOR en el monte santo en Jerusalén» (Isa. 27:12-13).

domin_domin/iStockphoto.com

«Y la tierra de Judá será terror para Egipto, todo aquél a quien se la mencionen quedará aterrado de ella, a causa del propósito que el SEÑOR de los ejércitos ha determinado contra ellos. Aquel día cinco ciudades en la tierra de Egipto hablarán la lengua de Canaán y jurarán lealtad al SEÑOR de los ejércitos. Una de ellas será llamada Ciudad de Destrucción. Aquel día habrá un altar al SEÑOR en medio de la tierra de Egipto, y un pilar al SEÑOR cerca de su frontera. Y será por señal y por testimonio al SEÑOR de los ejércitos en la tierra de Egipto. Porque clamarán al SEÑOR a causa de sus opresores, y El les enviará un Salvador y un Poderoso, el cual los librará. El SEÑOR se dará a conocer en Egipto, y los egipcios conocerán al SEÑOR en aquel día. Adorarán con sacrificios y ofrendas, harán voto al SEÑOR y lo cumplirán. Y el SEÑOR herirá a Egipto; herirá pero sanará. Y ellos volverán al SEÑOR, y Él les responderá y los sanará. Aquel día habrá una calzada desde Egipto hasta Asiria. Los asirios entrarán en Egipto y los egipcios en Asiria, y los egipcios adorarán junto con los asirios. Aquel día Israel será un tercero con Egipto y con Asiria, una bendición en medio de la tierra, porque el SEÑOR de los ejércitos lo ha bendecido, diciendo: ‘Bendito es Egipto Mi pueblo, y Asiria obra de Mis manos, e Israel Mi heredad'» (Isa. 19:17-25).

Rusia, Ucrania, Turquía, Irán y Libia

«Mesec, Tubal y toda su multitud están allí; sus tumbas los rodean; todos ellos incircuncisos. Los mataron a espada, por haber infundido su terror en la tierra de los vivientes. Y no yacen junto a los héroes caídos de entre los incircuncisos que descendieron al Seol con sus armas de guerra, cuyas espadas estaban colocadas debajo de sus cabezas; pero el castigo de su iniquidad cayó sobre sus huesos, porque el terror de estos héroes prevalecía en la tierra de los vivientes. Pero tú, en medio de los incircuncisos serás quebrantado, y yacerás con los muertos a espada» (Ezeq. 32:26-28).

«Y vino a mí la palabra del SEÑOR: ‘Hijo de hombre, pon tu rostro hacia Gog, de la tierra de Magog, príncipe supremo de Mesec y Tubal, y profetiza contra él, y di: «Así dice el Señor DIOS: ‘Yo estoy contra ti, oh Gog, príncipe supremo de Mesec y Tubal. Te haré dar vuelta, pondré garfios en tus quijadas y te sacaré con todo tu ejército, caballos y jinetes, todos ellos bien equipados; una gran compañía con broquel y escudo, todos ellos empuñando espada; Persia, Etiopía y Fut con ellos, todos con escudo y casco; Gomer con todas sus tropas, Bet Togarmá, de las partes remotas del norte, con todas sus tropas; muchos pueblos están contigo ‘» ‘» (Ezeq. 38:1-6).

«Y tú, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: ‘Así dice el Señor DIOS: «Yo estoy contra ti, Gog, príncipe supremo de Mesec y Tubal. Te haré dar vuelta y te empujaré, te recogeré de las partes remotas del norte y te traeré contra los montes de Israel. Romperé el arco de tu mano izquierda, y derribaré las flechas de tu mano derecha. Sobre los montes de Israel caerás, tú y todas tus tropas y los pueblos que están contigo. Te daré por comida a toda clase de ave de rapiña y a las bestias del campo. Sobre el campo abierto caerás; porque soy Yo el que ha hablado,» declara el Señor DIOS. «Enviaré fuego sobre Magog y sobre los que habitan seguros en las costas; y sabrán que Yo soy el SEÑOR'» ‘» (Ezeq. 39:1-6).

¿Y Qué Significa Todo Esto?

¿Cómo podremos clasificar todas estas profecías? Muchos eruditos y académicos han discutido sobre éstos textos por muchos siglos, así que no voy a intentar ofrecer una respuesta totalmente inequívoca. Pero permítame sugerir las categorías en que yo clasificaría las mencionadas naciones:

1 Naciones que eventualmente tendrán paz con Israel: Líbano, Egipto (luego de un tiempo de conflicto) y el norte de Irak (Asiria).

2A Naciones que batallarán contra Israel y serán destruidas: parte de Jordania (Edom), Turquía (Mesec y Tubal), Irán (Persia), Etiopía, Libia, Ucrania/Alemania (Gomer), Kurdistán, Turkestán y Armenia (Togarma).

2B Naciones que batallarán contra Israel, pero finalmente harán la paz: partes de Jordania (Amón y Moab) y Egipto.

3 Naciones que serán destruidas por Dios: Siria, (Damasco, Babilonia/caldeos, Arabia Saudita, Bahrein, Qatar, partes de Irak y Jordania (Arabia).

Es posible que su lista de categorías sea diferente a la mía, y de hecho, algunas naciones pueden encontrarse en varias a la vez. Sin embargo, ahora tendrá una herramienta que le ayudará a discernir los titulares de las noticias a la luz de la Biblia. Las naciones que rodean a Israel parecen estar en más conflicto que nunca. Al momento, parece que cualquier cosa podría suceder. Sin dudas, la Primavera Árabe no ha producido la paz ni democracia esperada.

En conclusión, le sugiero que haga las siguientes cuatro cosas:

1. Continúe Estudiando.

Éstas son aguas profundas que nadie comprenderá en su totalidad hasta que el Señor las cumpla, pero es un área que nos reta a continuar estudiando. Recuerde que las Escrituras nos animan a ser sobrios y atentos, discerniendo con cuidado los tiempos en que vivimos.

2. Sea Humilde y de Mente Abierta.

Seamos humildes en nuestra propia opinión sobre estas cosas. Reconozca que personas de buena intención y gran conocimiento tienen diversas opiniones sobre las profecías. Eso implica que yo podría estar equivocado, o que usted podría estar equivocado. No rompamos el vínculo del amor y la paz por causa de estos temas.

3. Reconozca la Profecía cuando se Cumpla.

El judaísmo no dedica tanto esfuerzo que el cristianismo al estudio detallado de las profecías del futuro. La perspectiva judía enfatiza más el intentar reconocer el cumplimiento de la profecía cuando ocurra. Hay sabiduría en incorporar ese punto de vista a nuestro estudio.

4. Ore por todas esas Naciones.

Algunas naciones tendrán una relación positiva con Israel en el futuro. La idea de una coalición pacífica forjada por Dios entre esas naciones parece posible, según vemos el mundo político y espiritual hoy día. Esa es una razón aún más importante por la que debemos orar por ellos. Dios ama al mundo entero, y procura reconciliar a todos consigo mismo. Tengamos cuidado de que nuestro amor por Israel no nos haga olvidar orar por las demás naciones.

 

Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

Bajar Versión PDF

Explore