×

Debit/Credit Payment

Credit/Debit/Bank Transfer

Sirvan al Señor con alegría

por: Rvda. Rebecca J. Brimmer, Presidenta Ejecutiva Internacional

Print Friendly, PDF & Email

AL FINAL DE NUESTRO TIEMPO DEVOCIONAL por la mañana, en la oficina de Puentes para la Paz en Israel, alguien diría: «Sirvan al Señor con alegría». Esta es una cita directa del Salmo 100. Este es un hermoso salmo de acción de gracias. En este estudio de Israel, quisiera profundizar en este Salmo 100 y discutir la idea de ser ‘siervo del Señor’.

Antecedentes

El libro de los Salmos está dividido en cinco libros. El cuarto libro sólo tiene 11 capítulos: los Salmos del 90 al 100. Según el sabio judío, Rashi, estos 11 salmos fueron escritos por Moisés. Cada uno se relaciona con las bendiciones que Moisés proclamó a las tribus en Deuteronomio 33 (Midrash Shocher Tov). Una tribu, la de Simeón, se omite en la bendición de Moisés. Los salmos 90-100 hacen referencia entonces a las otras 11 tribus.

La Tribu de Aser

Se dice que el Salmo 100 corresponde a la tribu de Aser. Como nota personal deseo compartir que, el 18 de mayo de 2022 nació el bisnieto de mi hermana y su nombre es Asher (Aser en hebreo). Parte de mi deseo es dedicarle esta carta de enseñanza a él. Espero que algún día él llegue a amar a Dios y este salmo, que según la tradición judía fue escrito por Moisés para la tribu de Aser. El nombre Aser significa “bendito” o “feliz”.

Cuando Jacob bendijo a su hijo Aser, declaró: «En cuanto a Aser, su alimento será sustancioso, y él dará manjares de rey» (Gn 49:20).

En Deuteronomio 33:24 leemos la bendición de Moisés a Aser, que dice: «Más bendito que hijos es Aser; sea favorecido por sus hermanos, y moje su pie en aceite».

Entonces no es una sorpresa que el Salmo 100 esté asociado con Aser. El pueblo judío recita el Salmo 100 diariamente (excepto en el Sábado y en las Fiestas) como un acto de agradecimiento a Dios. El sitio web de Jabad dice que: «El salmo también se refiere al sacrificio de acción de gracias; que además, es el único sacrificio que se ofrecerá en la era Mesiánica».

¡Haz un alegre alarido!

Este salmo de “acción de gracias” comienza con la idea de hacer un sonido fuerte; un grito o un ruido alegre.

La palabra hebrea es רוע (ruá). La Concordancia de Strong dice que en sentido figurado significa: partir los oídos (con el sonido); gritar con sonora alegría; hacer sonar la alarma en voz alta; hacer un ruido alegre, inteligente, un alarido de triunfo.

A algunos de nosotros esto nos puede resultar un poco incómodo al gritar como una forma de alabanza, pero ciertamente es parte de la instrucción bíblica. ¿Cómo es que nos sentimos a gusto animando al equipo de nuestra preferencia, gritando en algún evento deportivo, pero no en el culto de la congregación?

En este salmo se está hablando del tipo de sonido alegre que se podría utilizar para saludar al rey. Si un rey terrenal es digno de tal acción; entonces, nuestro Rey celestial seguramente también lo merece.

Toda la tierra (Todos los pueblos)

El Salmo 100 es uno de los salmos más queridos tanto por cristianos, como por judíos. Este salmo es conocido desde un extremo de la tierra hasta el otro, por todo el mundo. A lo largo de los siglos se le ha puesto música en múltiples ocasiones; y en estilos muy diversos. El gran predicador Charles Spurgeon, dijo: «Todo está lleno de adoración agradecida, y por esta razón ha sido un gran favorito del pueblo de Dios desde que fue escrito… Nada puede ser más sublime de este lado del cielo, que el cantar de este noble salmo, por una vasta congregación».

Me he divertido mucho buscando en YouTube esta canción, en sus múltiples formas, y hay muchas. Ve a YouTube y busca ‘Psalm 100’ y dale Enter y deja que suene al estilo de Joshua Sherman, o Charity Gayle, Steven Musso y ZEVI KAUFMAN – IVDU (Official Video). Creo que disfrutarás de ellos.

Sirvan al Señor

Ivdú (עבדו) es la palabra traducida como «servir o sirvan», y proviene de la misma raíz que se utiliza para «esclavo» o «siervo». Transmite la idea de laborar o trabajar para otro; en ocasiones con tono de servidumbre en esclavitud. Ninguna de estas ideas son atractivas para nuestra mentalidad actual. ¿Acaso no quiere todo el mundo ser un líder o un emprendedor, y trazar su propio destino? Sin embargo, la Biblia a menudo proyecta esta idea de servir al Señor. Muchos queridos personajes bíblicos son llamados “siervos del Señor”: Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Josué, David e Isaías. En los Escritos de los Apóstoles (NT), Pablo, Pedro, Judas, Santiago e incluso Jesús (Yeshúa) se refieren como siervos. Los pasajes bíblicos que reconocemos como mesiánicos, tanto judíos como cristianos se refieren al Mesías como un “siervo”. Curiosamente, la Biblia también se refiere al Rey Nabucodonosor como “siervo del Señor”.

A la nación de Israel también se le refiere como nación sierva. «Pues los israelitas son Mis siervos; siervos Míos son, a quienes saqué de la tierra de Egipto. Yo soy el Señor su Dios» (Lv 25:55).

Jesús también dijo a sus discípulos: «Pero el mayor de ustedes será su servido» (Mt 23:11). En la parábola de los talentos en Mateo 25, la frase «Bien, siervo bueno y fiel» (v. 23) parece ser el mayor elogio que pudiéramos esperar.

Con el corazón Con alegría

Moisés dijo a los hijos de Israel: «Y ahora, Israel, ¿qué requiere de ti el Señor tu Dios, que andes en todos Sus caminos, que lo ames y que sirvas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma?» (Dt 10:12).

Luego en Deuteronomio encontramos las consecuencias de no servir al Señor con alegría:

«Por cuanto no serviste al Señor tu Dios con alegría y con gozo de corazón, cuando tenías la abundancia de todas las cosas, por tanto servirás a tus enemigos, los cuales el Señor enviará contra ti: en hambre, en sed, en desnudez y en escasez de todas las cosas. Él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello hasta que te haya destruido» (Dt 28:47-48). Los versículos 49-57 describen con vívido detalle los caminos de la destrucción.

Leemos repetidamente que debemos servir al Señor con profunda gratitud por todo lo que Él ha hecho por Su pueblo (nosotros incluidos). No es suficiente servirle por obligación. Él está buscando personas que le sirvan de corazón agradecido, con alegría y gozo. Podemos ser capaces de engañar a la gente con una fachada de felicidad, pero Dios no se deja engañar. El Señor le recordó a Salomón que Él conoce lo que hay en el corazón: «En cuanto a ti, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele de todo tu corazón y con ánimo dispuesto; porque el Señor escudriña todos los corazones, y entiende todo intento de los pensamientos. Si lo buscas, Él te dejará que los encuentres; pero si lo abandonas, Él te rechazará para siempre» (1 Cr 28:9).

Crecí en la iglesia, y tristemente hubo momentos en los que asistí porque debía estar allí. Estaba sirviendo al Señor por obligación. Siendo honesta, no recibí mucho de esos servicios. A principios de mis 20’s eso cambió y descubrí la alegría de mi salvación. Cuando me acerqué a Él con un corazón de alabanza y acción de gracias, hubo una alegría que brotaba desde lo profundo de mi ser.

Siervo del Señor

Moisés recibe el título de “siervo del Señor” más que cualquier otra persona en la Biblia.

El Rabino Jonathan Sacks, uno de los grandes líderes judíos de los tiempos modernos, fue elogiado en el Times of Israel por su perspicaz enseñanza con respecto a Moisés. Enseñó: «Los logros de Moisés fueron transformadores y recibió muchos títulos a lo largo de la historia, desde el mayor profeta, hasta el maestro por excelencia. Sin embargo, el Rabino Sacks destaca sólo una etiqueta como su «mayor galardón» a saber: «siervo del Señor». Aquí, el Rabino Sacks revela el valor que él observa en un líder, que “es no estar por encima de la gente, sino servir al pueblo como el medio para servir a Dios”».

El Rabino Sacks también dijo: «El mayor honor de Moisés es ser llamado ‘eved Hashem’, el siervo de Dios. En la ocasión de su muerte se le llama así (Dt 34:5), pero no menos de dieciocho veces más en todo el Tanaj [AT]».

El liderazgo de siervo es un concepto del que se habla a menudo. Según el Rabino Sacks, éste es un concepto bíblico (judío), y dice: «Un lider verdadero tampoco está ansioso por tomar ese trabajo. Casi sin excepción, los grandes líderes del Tanaj eran reacios a asumir el manto del liderazgo. Rabban Gamliel lo resumió, cuando dijo a dos sabios a quienes quería nombrar para el cargo: “¿Imagináis, qué os estoy ofreciendo? ¡Os ofrezco gobernar! Os estoy ofreciendo ‘avdut’; la oportunidad de servir (Horayot 10a-b)».

Se dice que Moisés era muy humilde. Parece que Dios ama a los humildes de corazón. Él quiere que Su pueblo le sirva a Él y sirva a los demás; y Él desea que lo hagamos con alegría.

Acerquémonos a Él con alegres cantos

Cuando observamos gente que está alegre pareciera que nos contagiamos. Aparece en mi rostro una sonrisa de inmediato, cuando observo niños alegres y felices. Del mismo modo sucede con nuestro Padre en el cielo. A Él le gusta oír nuestras voces sonando fuerte y alegremente. Muchos de los cantos que entonamos en la iglesia son oraciones musicalizadas, que comunican a Dios nuestros dolores y anhelos. Seguramente es apropiado, pero puede ser algo pesado. En el Salmo 100 se nos dice, que sirvamos al Señor con alegría y que acudamos a Él con regocijo, cantando alegremente. Pero ¿cómo podemos hacer eso si la vida se siente tan común, difícil y dolorosa? En el siguiente versículo se nos enseña cómo.

Conocer a Dios

El versículo 3, introduce la importancia de reconocer a Dios y todo Su esplendor. Él es nuestro Creador. Él nos hizo. Eso significa que Él nos conoce por dentro y por fuera. Él es nuestro Pastor. Eso significa que toma Su papel de cuidar de nosotros con seriedad. Un pastor proporciona pastos (comida), agua, cuidados, refugio, protección y compañía. En este breve versículo se nos dan razones de peso, para servir al Señor con gozo y alegres cantos. Él nos ama; somos creación suya y se ocupa de todas nuestras necesidades.

Acción de gracias, alabanza, bendición

La primera frase del versículo 4 es “entren por sus puertas con acción de gracias”. Me estoy desafiando a mí misma, a mirar cada situación de mi vida y encontrar el lado positivo de ella. Me pregunto: «¿Qué puedo agradecer a Dios en esta situación?» La segunda frase es “y a Sus atrios con alabanza. ¿Cómo podemos alabar a Dios hoy? La siguiente frase enfatiza la primera, cuando dice: “Denle gracias. El versículo concluye con la frase: «Bendigan Su nombre». En el pensamiento hebreo, «el nombre» se refiere al carácter de la persona. Necesitamos bendecir constantemente a Dios por cada aspecto de su carácter. ¿Cómo cambiaría la vida si hiciéramos de este versículo un tema central. Si estuviéramos constantemente agradecidos, alabando a Dios y bendiciendo su nombre?

 Características de Dios

Y si por si acaso hemos olvidado cómo «Bendecir Su Nombre», el salmo termina con una descripción de la naturaleza de Dios. «Porque el Señor es bueno, para siempre es Su misericordia, y Su fidelidad por todas las generaciones» (Sal 100:5). Hay algunas palabras hebreas muy valiosas en esta descripción: «tov-bueno; jesed-bondad, y emuná-fidelidad». Cada una de estas palabras tiene una profundidad de significado en hebreo, al grado que parecieran casi planas, al compararlas con ellas en nuestros idiomas. Y es por el hecho de que Dios es bueno; absolutamente fiel; Su amor es extravagante, lleno de bondad, misericordia y gracia, que podemos y debemos «servirle con alegría.» (Sal 100:2a).

 

Traducido por Chuy González – Voluntario en Puentes para la Paz
Revisado por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz 

 

Bibliografía

“C.H. Spurgeon: Psalm 100.” Blue Letter Bible. https://www.blueletterbible.org/Comm/spurgeon_charles/tod/ps100.cfm?a=578001
Hirsch, Emil G. “Servant of God.” Jewish Encyclopedia. https://www.jewishencyclopedia.com/articles/13444-servant-of-god
Levy, Rabbi Dr. Benji. “Eight Lessons in the Leadership of Rabbi Sacks z”l.” The Times of Israel. https://blogs.timesofisrael.com/eight-lessons-in-the-leadership-of-rabbi-sacks-zl/
“Pauline Outlines from Kress Biblical Resources.” Blue Letter Bible. https://www.blueletterbible.org/
“Psalm 100.” Chabad.org. https://www.chabad.org/library/article_cdo/aid/770309/jewish/Psalm-100.htm
Sacks, Rabbi Jonathan. “Covenant & Conversation: The Leader as Servant, Korach: 5772.” The Rabbi Sacks Legacy Trust. https://www.rabbisacks.org/covenant-conversation/korach/the-leader-as-servant/

Búsqueda Estudios de Israel

  • Orden

Recent Posts

Explore