La Palabra de Dios – un Preciado Tesoro

por: Rebecca J. Brimmer, Presidenta Ejecutiva Internacional

Print Friendly, PDF & Email

Sorin Popa/shutterstock.com

Cuando Tom y yo éramos recién casados, fuimos a pasar unos días con su familia en el estado de Nueva York. Un día, yo estaba sentada en la sala leyendo una revista sobre hogares y jardines, y después de un rato solté la revista. En ese momento escuché al abuelo de mi esposo cuando aspiró en sorpresa. Levanté la vista para ver cuál era el problema, y descubrí que lo había ofendido inadvertidamente. Yo había soltado la revista encima de la Biblia. Aprendí luego que el Abuelo Lent nunca pondría nada encima de la Biblia, ni dejaría la Biblia en el piso ni soltaría la Biblia a la ligera. Su respeto por la Palabra del Señor era tan enorme que la trataba con suma reverencia y amor. La actitud de Abuelo Lent no se quedaba allí: leía la Palabra, hablaba sobre la Palabra y oraba según las promesas de la Palabra. Su vida estaba empapada de piedad luego de vivir por años ​​como siervo del Señor. Eso plantea una pregunta: ¿Cuánto amamos y atesoramos nosotros la Palabra de Dios?

Mientras yo crecía, los momentos de devoción familiar eran un acontecimiento regular. Me pregunto cuántas familias cristianas hoy día se reúnen para orar juntos. Por medio de este Estudio de Israel, espero encender un deseo en los creyentes para que pasen más tiempo en la Palabra de Dios. Consideremos algunas de las cosas que representa la Palabra de Dios en nuestras vidas.

La Palabra de Dios es…

Salmo 119:105
Andrew Pilcher /bridgesforpeace.com

Protección contra el pecado: En mi corazón he atesorado Tu palabra, para no pecar contra Ti (Sal. 119:11).

Consolación y vida: Este es mi consuelo en la aflicción: que Tu palabra me ha vivificado” (Sal. 119:50).

Eterna: Para siempre, oh SEÑOR, Tu palabra está firme en los cielos (Sal. 119:89).

Dulce: ¡Cuán dulces son a mi paladar Tus palabras!, Sí, más que la miel a mi boca (Sal. 119:103).

Dirección: Lámpara es a mis pies Tu palabra, y luz para mi camino(Sal. 119:105).

Perfecta, segura, recta, pura, limpia, verdadera y justa: La ley del SEÑOR es perfecta, que restaura el alma; el testimonio del SEÑOR es seguro, que hace sabio al sencillo. Los preceptos del SEÑOR son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del SEÑOR es puro, que alumbra los ojos. El temor del SEÑOR es limpio, que permanece para siempre; Los juicios del SEÑOR son verdaderos, todos ellos justos; deseables más que el oro; sí, más que mucho oro fino, más dulces que la miel y que el destilar del panal. Además, Tu siervo es amonestado por ellos; en guardarlos hay gran recompensa (Sal. 19:7–11).

Imagínese, la Biblia es más valiosa que el oro y más dulce que la miel. Es más importante que todo el éxito que podamos obtener (el oro) y cualquier placer que deseemos (la miel).

Útil y provechosa: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra” (2 Tim. 3:16–17).

Israel y la Biblia

A todos los lugares donde uno va en Israel se encuentra con la Biblia.

* Hay una competencia anual de preguntas sobre la Biblia. La familia del primer ministro Benjamín Netanyahu ha sido un gran promotor de esa competencia, diseñada para que los jóvenes en Israel, tanto seculares como religiosos, estudien la Biblia.

* Netanyahu patrocina estudios bíblicos regulares en la residencia oficial del Primer Ministro.

* Es común ver personas leyendo los Salmos mientras viajan en tren o autobús de camino o de regreso al trabajo o la escuela.

* También es común encontrar calles con nombres de personajes bíblicos. En el vecindario alrededor de nuestra oficina tenemos la Calle de los Profetas, Calle Isaías, Calle Tribus de Israel y Calle Profetiza Débora. La Plaza de Sion está a pocas cuadras de distancia.

* Los niños en las escuelas públicas (tanto religiosas como seculares) estudian geografía e historia de la Biblia.

* Las unidades del ejército son juramentadas mientras mantienen la Biblia en una mano y un arma en la otra.

* Hay numerosos yeshivot (escuelas de la Biblia) en Israel. No es raro que los judíos pasen un año estudiando la Biblia antes de comenzar su educación secular.

* Se ha observado un nuevo fenómeno, y es que cada vez más aquellos que se identifican como “seculares” asisten a clases de estudio bíblico. Hay una fascinación por la Palabra de Dios.

* A los niños judíos se les enseña desde temprana edad a amar la Biblia. Los niños de tres años aprenden a leer las letras hebreas, y le ponen miel a las letras para literalmente endulzarlas.

Regocijo por la Palabra de Dios en Simjat Torá. Chameleon Eye / shutterstock.com

En Israel hay una fiesta especial llamada Simjat Torá. En español, eso significa “Gozo de la Torá.” En ese día, el pueblo judío se regocija con la Palabra de Dios. Los he visto tratar a la Torá como algo muy preciado. Los rollos se sacan del “arca” (un armario hermosamente elaborado que se encuentra en cada sinagoga) y se exhiben alrededor de la sinagoga mientras la gente canta, baila y se regocija animadamente por la Palabra de Dios. Se les da caramelo a los niños para que Simjat Torá sea especial y así reconozcan la dulzura de la Torá. He estado en parques públicos donde miles cantan y bailan alrededor de los rollos de la Torá.

Los pergaminos bíblicos son tratados con mucho respeto. En el día de reposo (shabat), cuando se lee el rollo de la Torá, el lector usa un puntero llamado yad (hebreo para “mano”) para mantener su lugar en el rollo. De esa manera, los aceites naturales de la piel no se transfieren al rollo de la Torá. Cuando se leen los rollos, todos se paran en reverencia.

Shmuel Bowman es un escriba ortodoxo que cada año comparte sobre su trabajo en nuestro Instituto de Estudios de Israel. Mientras describe el gran cuidado que tienen al copiar la Biblia, quedo asombrada. Los rollos están hechos de cuero, y las palabras se escriben usando plumas con tinta especial. Usan una hermosa caligrafía. Tarda un año en lo que se copia un rollo de la Torá (Génesis a Deuteronomio), lo que explica su alto precio: vale al menos $50,000 por rollo.

Cuando usted venga a Israel, debe visitar la exhibición en el Santuario del Libro del Museo de Israel. Allí verá los Rollos del Mar Muerto, antiguos manuscritos bíblicos de la época de Jesús (Yeshúa). Sorprendentemente, son virtualmente idénticos a los escritos hebreos modernos.

Cuán maravilloso sería si nuestra cultura moderna estuviese tan llena de amor y respeto por la Palabra de Dios.

Dios se Revela por Medio de Su Palabra

Konstantin Christian / shutterstock.com

Los creyentes tenemos la bendición de poder apreciar el corazón de Dios escrito en la Biblia. Cuando de niña aprendí a leer, se me abrió un vasto mundo. Pronto era un ratón de biblioteca, con un libro constantemente en mi mano. Cuando tenía ocho años, leí toda la Biblia en versión King James por primera vez. No pretendo que la entendí completamente, pero me encantaban las historias sobre la interacción de Dios con Sus hijos. Génesis fue uno de mis libros favoritos, y lo leí una y otra vez. Desde entonces, he leído la Biblia muchas veces. Mi comprensión de Dios ha crecido durante toda una vida leyendo Su Palabra.

Doug Trouten, el anterior director ejecutivo de la Asociación de Prensa Evangélica, expresó eso elocuentemente durante una convención de periodistas cristianos: “Servimos a un Dios que eligió no ser representado por el símbolo visual de un ídolo, sino que quiso comunicarse con Su pueblo a través de la palabra escrita. Dios dio los 10 mandamientos a Moisés como palabras escritas sobre tablas de piedra. El ministerio de Jesús [Yeshúa] fue predicho en los escritos de Moisés, los profetas y los Salmos. Y la vida de Jesús también se registró por escrito para llegar al mundo generación tras generación.”

Hambre por la Palabra de Dios

Rostislav Glinsky / shutterstock.com

Becca, una joven que trabaja conmigo en Puentes para la Paz, entró a mi oficina muy entusiasmada con la Palabra de Dios. Me dijo que había estado orando durante meses para que el pueblo de Dios tuviera hambre por Su Palabra. Estoy totalmente de acuerdo. Mi oración por todos los creyentes es: “Señor, danos un corazón para conocerte a Ti y a Tu Palabra, que deseemos profundamente aprender más de Ti y que crezcamos en madurez como Tus seguidores.”

Creo que la Biblia es el tesoro más preciado que poseen los creyentes. Por eso es tan angustioso saber que muchos cristianos no la leen de manera regular y sistemática. Como aquellos que aman a Dios, necesitamos tener hambre por Su Palabra. Quiero ese tipo de hambre en mi propio corazón. Estoy orando para que esa hambre descienda sobre la Iglesia de Dios, comenzando con los líderes de la iglesia.

Cuando nuestro presidente, el Rvdo. Jess Gibson, vino por primera vez al Señor, Dios le dio ese tipo de hambre por Su Palabra. El Pastor Jess pasó tres años leyendo únicamente la Biblia. Sus predicaciones siempre son profundas y empapadas de la Escritura. Hace algunos años, mi esposo, Tom, también tuvo una experiencia similar. De repente, tuvo un hambre profunda de leer la Biblia. ¡La leyó siete veces en un año! Cheryl Hauer, la vicepresidenta de Puentes para la Paz, pasó dos años totalmente inmersa en la Biblia. Su esposo se iba al trabajo, su hijo a la escuela y ella se sentaba y leía la Biblia por horas todos los días.

¿Orará usted para que Dios le dé hambre por Su Palabra?

Alfabetismo Bíblico

Recientemente tuvimos una reunión inesperada con un previo superintendente general de las Asambleas de Dios (una importante denominación Pentecostal) mientras abordábamos nuestro avión de Madrid a Israel. Tuvimos una conversación sobre el tema del “Analfabetismo Bíblico,” que era el título en la portada para una edición de septiembre a octubre de la revista Influence (enviada a cada ministro de las Asambleas de Dios). Expresó su preocupación de que muchos pastores no predican mensajes expositivos de las Escrituras, sino que predican sobre un tema utilizando un sólo texto. ¿Cuándo aprenderán los miembros sobre las profundas verdades de la Palabra de Dios si raras veces se hacen mensajes expositivos? Ese gran líder cristiano expresó su preocupación de que el conocimiento bíblico de la Iglesia se hacía cada vez más llana y somera.

Lincoln Rogers / shutterstock.com

Cuando yo crecía, los cristianos comprometidos estaban en la iglesia tres veces por semana: el domingo por la mañana, el domingo por la noche y el miércoles por la noche. Hoy en día, es común asistir sólo a un servicio de domingo por la mañana. La tendencia actual en algunas iglesias es tener un servicio de una hora con un mensaje de 20-30 minutos diseñado para ser atractivo al no-creyente.

Recientemente, un pastor de una iglesia así me contó sobre las muchas personas que se salvaban. “Maravilloso,” respondí, “¿cuándo son discipulados?” La respuesta fue que se discipulaban en grupos de hogar. Muchas iglesias ahora tienen grupos en el hogar, pero ¿cuántos de esos grupos pasan tiempo buscando las Escrituras y estudiando la Sagrada Escritura? Muchos grupos se centran en el matrimonio, la crianza de los hijos, la administración financiera y una serie de otros temas similares. Algunos grupos no la estudian en absoluto; son grupos de compañerismo y oración. Todas esas cosas son legítimas, pero ¿cómo aprenden la verdadera Palabra de Dios?

El artículo de Influence que leía dice: “En una encuesta reciente realizada por la Sociedad Bíblica Americana, solo el 16 por ciento de los encuestados dijo que la lectura de la Biblia es parte de su rutina matutina, mientras que más del doble de esa cantidad (37 por ciento) dice que comienza su día con café. La falta de un estilo de vida “Biblia primero” puede explicar por qué razón, según otros hallazgos recientes del Grupo Barna, más de la mitad de los feligreses ahora no pueden identificar las prioridades bíblicas fundamentales, incluyendo la Gran Comisión. Y parece que la brecha en el conocimiento de la Biblia continúa ampliándose de generación en generación.”

Lea y Medite

Está claro que Dios quiere que leamos Su Palabra.

El apóstol Pablo, escribiendo al joven ministro Timoteo, le dijo: Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15).

Javier Cruz Acosta / shutterstock.com

Algunos pueden decir: “La Biblia es algo difícil de entender.” Es por eso que sugiero que antes de comenzar a leer, comience con una simple oración pidiéndole al Señor que le dé un corazón para comprender las cosas que Él quiere comunicarle a través de la lectura de la Palabra. Algunos pueden pensar que no tienen tiempo. Tenemos que hacer espacio deliberadamente en nuestro horario, hacer una cita cada día y separar un tiempo con el Señor en oración y lectura de la Biblia.

El gran predicador Charles H. Spurgeon dijo: “Hay momentos en que la soledad es mejor que la sociedad y el silencio es más sabio que la conversación. Seríamos mejores cristianos si estuviésemos más solos, esperando en Dios y obteniendo fuerza espiritual a través de la meditación en Su Palabra para el trabajo en Su servicio. Debemos reflexionar sobre las cosas de Dios, porque así obtendremos el verdadero nutriente de ellas… ¿Por qué algunos cristianos, aunque escuchan muchos sermones, hacen avances tan lentos en la vida divina? Es porque descuidan sus momentos privados y no meditan cuidadosamente en la Palabra de Dios. Aman el trigo, pero no lo muelen; desean el maíz, pero no salen al campo para recogerlo; el fruto cuelga del árbol, pero no lo arrancan; el agua fluye a sus pies, pero no se inclinan a beberla. De tal insensatez líbranos, oh Señor…”

Dwight Moody dijo: “La Biblia no fue dada para nuestra información sino para nuestra transformación.”

Jesús (Yeshúa) dijo: Porque en verdad les digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley hasta que toda se cumpla (Mat. 5:18). Jesús citó extensamente las Escrituras, y parece que Deuteronomio fue uno de sus libros favoritos. Los otros escritores del Nuevo Testamento (Escritos de los Apóstoles) también veneraban las Escrituras.

La Escritura nos anima a meditar en ella.

¿Desea usted ser próspero? Este Libro de la Ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito. Porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito (Jos. 1:8).

¿Sufre usted de insomnio? “Mis ojos se anticipan a las vigilias de la noche, para meditar en Tu palabra” (Sal. 119:148).

Plan de Acción

Mi corazón se ha afligido, y el Señor me mostró que este tema carga los corazones de otros líderes cristianos. Es cierto que existe cierto énfasis en la Biblia. Inversionistas cristianos han creado una nueva y maravillosa exposición: el Museo de la Biblia en Washington, DC. Me parece que el Señor está llamando a Sus seguidores para que se sumerjan nuevamente en el estudio de Su Palabra.

Clamé al Señor diciendo: “¿Qué podemos hacer, qué puede hacer Puentes para la Paz para ayudar a mejorar el conocimiento bíblico en nuestro mundo?” Mi primera determinación fue que enfatizaremos leer toda la Biblia durante 2019 con nuestro personal internacional. Estaremos leyendo la Biblia desde Génesis a Apocalipsis. Registraremos lo que el Señor nos muestra. Nuestros momentos de devoción diaria se tomarán de los pasajes que todos estaremos leyendo esa semana. Nuestras cartas de enseñanza de Israel se tomarán de las lecturas bíblicas mensuales.

Le insto a que se nos una. Si usted desea profundizar en la Palabra este año, aprendiendo junto con nosotros, vaya a www.ignitethetruth y regístrese. Recibirá un plan de lectura bíblica, un diario descargable, acceso a videos semanales de enseñanza y más. Vamos a hacer algo más que simplemente lamentarnos de la situación actual. Cambiemos al mundo comenzando con nuestros propios corazones, nuestros hogares, nuestras iglesias y nuestras comunidades. Ansío ver lo que Dios va a hacer cuando nos comprometamos a leer Su Palabra, a buscar Su rostro y crecer en madurez como creyentes.

 

Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

[Bajar Estudio en Formato PDF]

Bibliografía

Dubose, Rick, “Biblical Illiteracy,” Influence Magazine, Sept–Oct 2018, Springfield, Missouri.
Evans, Daryl, “Quotes about the Bible: 25 Awesome Sayings,” https://www.whatchristianswanttoknow.com/quotes-about-the-bible-25-awesome-sayings/#ixzz5W46vH14L
Trouten, Doug, “3 Hopes for the Future of the EPA,” Liaison Magazine, Fall 2018, Evangelical Press Association, Queen Creek, Arizona.

Explore