Sea Parte del Equipo Milagroso de Dios

diciembre 7, 2017
Print Friendly, PDF & Email

Esta es la época de milagros. Los cristianos celebramos el milagro del nacimiento de Jesús (Yeshúa). El pueblo judío celebra el milagro de Dios en Su provisión de aceite ungido durante Jánuca. Todos celebramos el milagro de la nación de Israel, tanto su milagroso renacimiento como el regreso del pueblo judío a la tierra. En cada momento del proceso, Dios actuó de maneras milagrosas. De hecho, David Ben Gurión, el Primer Ministro de Israel en aquel tiempo, dijo: “Para poder ser realista en Israel, ¡hay que creer en milagros!” Estoy de acuerdo. La mera existencia de Israel es un milagro.

A manera interesante, Dios usó a muchos cristianos devotos para colaborar con Él en Su empresa milagrosa. El Lord Balfour fue uno de esos cristianos usados por Dios para que la nación de Israel fuese hecha realidad. La Declaración de Balfour, escrita hace 100 años, fue el documento que Dios usó para fomentar el apoyo británico por una patria judía. Incontables cristianos rescataron a judíos durante el Holocausto, otros lucharon a su lado durante la Guerra de Independencia y otros más motivaron a los líderes judíos en su fe, a veces en momentos críticos de su historia. Dios usó al ejército de Australia y Nueva Zelanda para derrotar a las fuerzas turcas hace 100 años y así romper el yugo musulmán de sobre la Tierra Santa por primera vez en muchos siglos. Como en esos tiempos, Dios usa a cristianos hoy día para obrar milagros en las vidas de personas judías mientras regresan desde las tierras de su dispersión.

Cristianos Hacen “Milagros”

Una familia inmigrante llegó a nuestro Centro de Distribución y recibió frazadas, ollas de cocina, una Biblia rusa/hebrea y un estuche escolar para su hija por medio de nuestro Programa de Bienvenida a Inmigrantes. Con corazones agradecidos, nos escribieron esta nota: “¡Hola, queridos amigos! Nos apresuramos a expresar nuestra profunda gratitud hacia su organización. Somos una familia de nuevos inmigrantes en Israel. Vinimos desde Rusia. Supimos de ustedes por otras personas como nosotros. Ustedes han hecho un milagro. No pueden imaginarse cuán bien nos sentimos al recibir tales regalos necesarios. Llegamos al país sólo con alguna ropa. Hemos tenido que comenzar desde la nada, y no es fácil establecerse inmediatamente en un nuevo país. Necesitábamos muchas cosas. ¡Su ayuda ha sido invaluable! Ahora puedo cocinar más comidas para mi amada familia. Pronto llega el invierno, y las frazadas han sido un maravilloso regalo. Calentarán no sólo nuestros cuerpos, sino también nuestras almas. Mi hija está muy feliz con el estuche para la escuela; ¡muchas gracias de su parte! ¡Gracias por lo que hacen! ¡Ustedes hacen mucho bien con sus milagros!”

Una madre de cuatro niños en Dimona alaba a Dios por los cristianos que la han cuidado. Su máquina de lavar ropa se rompió y no tenía dinero para comprar otra. Cada día lavaba su ropa a mano. Sus manos ya estaban rojas y ásperas de tanto detergente y fuerte trabajo. La semana pasada le regalamos una nueva lavadora. Su rostro se iluminó cuando se dio cuenta que sus oraciones por un milagro habían sido contestadas.

Nuestro amigo de la tribu B’nei Menashe, Tvi, está enormemente feliz ya que sus padres finalmente llegaron desde la India, luego de estar distanciados por 17 años. Los cristianos donaron para reunir a esa familia tan especial. Dios nos usó para proveerle su milagro.

Miles de judíos desde Ucrania actualmente viven en paz en Israel, rescatados por cristianos quienes donaron para ayudarles a escapar de los horrores de la guerra.

El año pasado, veintidós mil personas recibieron sacos de alimento cada mes de Puentes para la Paz. ¡Nosotros somos su milagro! Muchos sobrevivientes del Holocausto, nuevos inmigrantes y familias en pobreza nos miran con la esperanza de que les proveamos el alimento que necesitan para sobrevivir y prosperar.

Tiempo de Milagros

En esta temporada especial del año, por favor recuerde los descendientes de la familia de Jesús, que espera por milagros. Algunos esperan que los ayudemos a llegar hasta Israel desde muchos diversos países. Otros necesitan ayuda para establecerse en su nueva tierra y otros simplemente necesitan su sustento diario. Dios ha llamado a Su Iglesia para que sea Sus manos y Sus pies, brindando milagros de amor, gozo, consuelo y cosas prácticas que necesitan. Su generoso regalo hacia uno de nuestros proyectos nos ayudará para que proveamos esos milagros.

También le queremos bendecir a usted con un regalo. Por favor, envíe sus peticiones de oración a intl.spanish@bridgesforpeace.com. Nuestro equipo en Israel orará para que Dios demuestre Su gracia milagrosa en su vida.

Bendiciones desde Jerusalén,

 

 

Rebecca J. Brimmer
International President and CEO

 

Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos