Un descubrimiento histórico da un vistazo a la vestimenta de los reyes

febrero 1, 2021
Print Friendly, PDF & Email

Las tres especies de moluscos que se utilizaban para producir tinte púrpura en la antigüedad.

Por primera vez, se han encontrado pruebas raras de telas teñidas con púrpura real que datan de la época del Rey David y el Rey Salomón.

Mientras examinaban los textiles de colores del valle de Timna —un antiguo distrito de producción de cobre en el sur de Israel— en un estudio que ha durado varios años, los investigadores se sorprendieron al encontrar restos de tela tejida, una borla y fibras de lana teñidas de púrpura real. La datación directa por radiocarbono confirma que los hallazgos datan de aproximadamente el año 1000 a.C., correspondientes a las monarquías bíblicas de los reyes David y Salomón en Jerusalén.

El tinte, que se produce a partir de especies de moluscos que se encuentran en el Mediterráneo, a más de 300 km [186 millas] de Timna, se menciona a menudo en la Biblia y aparece en varios contextos judíos y cristianos. Esta es la primera vez que se encuentran textiles teñidos de púrpura de la ‘Edad del Hierro’ en Israel, o de hecho en todo el oriente.

La Doctora Naama Sukenik, conservadora de hallazgos orgánicos en la Autoridad de Antigüedades de Israel [IAA, por sus siglas en inglés] explica: «Es la primera pieza de tejido que se ha encontrado de la época de David y Salomón, teñida con el prestigioso tinte púrpura. En la antigüedad la vestimenta púrpura se asociaba con la nobleza, los sacerdotes y, por supuesto, la realeza. El hermoso tono púrpura, el hecho de que no se desvanece y la dificultad para producir el tinte, que se encuentra en cantidades diminutas en el cuerpo de los moluscos, lo convirtieron en el tinte más valorado que a menudo costaba más que el oroHasta el descubrimiento actual, sólo habíamos encontrado residuos de conchas de moluscos y cuencos con manchas de tinte, que proporcionaban pruebas de la industria de la púrpura en la ‘Edad del Hierro’. Ahora, por primera vez, tenemos pruebas directas de los propios tejidos teñidos, conservados durante unos 3,000 años».

El Profesor Erez Ben-Yosef, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv, afirma: «Como resultado del clima extremadamente seco de la región, también podemos recuperar materiales orgánicos como textiles, cuerdas y cuero de la ‘Edad del Hierro’, de la época de David y Salomón, lo que nos proporciona una visión única de la vida en tiempos bíblicos. Si excaváramos durante otros cien años en Jerusalén, no descubriríamos tejidos de hace 3,000 años. El estado de conservación en Timna es excepcional y sólo tiene paralelo en sitios muy posteriores como Masada y las cuevas del desierto de Judea… Nos costaba creer que hubiéramos encontrado la verdadera púrpura de un período tan antiguo».

Según los investigadores, la púrpura verdadera (argaman) se produjo a partir de tres especies de moluscos autóctonos del mar Mediterráneo. El tinte se produjo a partir de una glándula ubicada dentro del cuerpo del molusco mediante un complejo proceso químico que duró varios días. En la actualidad, la mayoría de los estudiosos coinciden en que los dos tintes preciosos, el púrpura (argaman) y el azul claro, o azur (tjélet), se producían a partir del ‘molusco del tinte púrpura’ bajo diferentes condiciones de exposición a la luz. Estos colores se mencionan a menudo juntos en las fuentes antiguas, y ambos tienen un significado simbólico y religioso hasta el día de hoy. Los sacerdotes del Templo, David y Salomón, y Jesús [Yeshúa] de Nazaret son descritos como portadores de ropas de color púrpura.

 

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en febrero 1, 2021

Fuente:  Porciones de un comunicado de prensa originalmente publicado por Israel Antiquities Authority (Autoridad de Antigüedades de Israel), el 28 de enero de 2021. (El vocabulario respecto al tiempo ha sido modificado para reflejarse en nuestra publicación del día de hoy).

Fotografía por: ShacharCohen, courtesy of Zohar Amar/IAA