×

Debit/Credit Payment

Credit/Debit/Bank Transfer

Sudán elimina ley de 63 años de boicot contra Israel

abril 22, 2021
Print Friendly, PDF & Email

Sudán desechó una ley de 63 años que boicoteaba a Israel.

El lunes, Jartum dio otro paso para consolidar su relación con Jerusalén al eliminar oficialmente una ley de hace décadas que boicotea a Israel.

Durante una reunión conjunta entre el Consejo Soberano de Sudán y el gabinete, se adoptó la decisión de derogar la ley de 63 años que consagró la criminalización de los lazos diplomáticos y económicos con el estado judío. Se elogia como resultado del ‘Acuerdo de Abraham’ negociado por el ex Presidente Donald Trump, por el cual Sudán fue la tercera nación árabe en normalizar los lazos con Israel.

Aprobada en 1958, la llamada ley de boicot a Israel prohibió oficialmente a los ciudadanos sudaneses establecer relaciones con Israel; prohibió los tratos comerciales con israelíes; prohibió comerciar con empresas israelíes o empresas con intereses israelíes; y prohibió la importación directa o indirecta de productos israelíes. Los infractores se enfrentaban a una fuerte multa y hasta 10 años de prisión.

Sin embargo, la derogación de la ley de boicot a Israel va más allá de nuevas oportunidades diplomáticas, comerciales y económicas. Por primera vez en 63 años, a los ciudadanos de Sudán se les permitirá viajar a Israel, lo que permitirá que padres, madres, hermanas y hermanos se reúnan con los más de 6,000 sudaneses que viven en el estado judío.

Sudán no fue el único país que codificó en ley su sentimiento antiisraelí. De hecho, la ley refleja la esencia de la política panárabe durante los años 1950 y 1960 que abogaba por un boicot completo al estado judío.

Mientras que el sentimiento antiisraelí está cambiando lentamente, primero con Egipto, luego con Jordania y más recientemente con los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Sudán, Marruecos y Omán normalizando los lazos con su antiguo enemigo, el acuerdo entre Israel y Sudán tiene un simbolismo adicional.

En el verano de 1967, la fuerza de combate del estado judío logró hacer retroceder a los ejércitos árabes invasores por segunda vez en menos de 20 años. Una vez que cesó la ‘Guerra de los Seis Días’, Israel se ofreció a ceder la tierra ganada durante los seis días de lucha —incluidas Judea y Samaria— a cambio de la paz con sus vecinos árabes.

Los vecinos árabes convocaron la ‘IV Cumbre de la Liga Árabe’ —y la primera cumbre después de la ‘Guerra de los Seis Días’— en la capital sudanesa para deliberar sobre la mano extendida de paz de Israel. Su respuesta llegó en la forma de la ‘Resolución de Jartum’, infame por los «Tres No»: no a la paz, no al reconocimiento de Israel y no a las negociaciones.

Hoy, más de 50 años después, los ‘Tres No’ de Jartum continúan convirtiéndose en ‘Sí’: sí a la paz con Israel, sí al reconocimiento de Israel y sí a la normalización con Israel.

Sudán es actualmente dirigido por un gobierno conjunto militar y civil después de que el Presidente Omar al-Bashir —quien está acusado de organizar crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad por la Corte Penal Internacional— fue depuesto en un golpe de estado el año pasado.

El gobierno de transición tiene como objetivo transformar el país en una democracia más abierta y pacífica con vínculos más fuertes con Estados Unidos y Occidente.

 

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en abril 22, 2021

Fuente: Un artículo originalmente publicado por Ilse Strauss, Puentes para la Paz (Bridges for Peace), el 20 de abril de 2021.

Fotografía por: jorono/pixabay; Kurious/pixabay