×

Debit/Credit Payment

Credit/Debit/Bank Transfer

¿Quiénes son los Palestinos? – Parte 1

septiembre 13, 2010
Print Friendly, PDF & Email

¿En qué se basa la «identidad nacional palestina»? Aunque todos hoy día lo dan por sentado, el «palestinianismo» no tiene siquiera una larga o distinguida historia, lo que podrá explicar por qué el proceso de paz entre Israel y los árabes ha fracasado, y continuará fracasando.

El «palestinianismo» siempre ha significado sólo una cosa: el rechazo del estado judío en cualquiera de sus formas… Como recalca el profesor Rashid Khalidi de la Universidad de Columbia en su libro sobre este tema, no fue hasta que los sionistas comenzaran a establecer sus asentamientos que los árabes locales procuraran una alternativa.

Enfocados en una oposición al sionismo en vez de una auto-definición positiva, la «identidad palestina» en sus inicios, como ahora, siempre fue negativa. Los líderes palestinos, como el Muftí de Jerusalén Hajj Amín al-Huseini, un ardiente defensor de los nazis, y el principal terrorista Yasser Arafat, ambos «padres» del palestinianismo, rechazaron el sionismo y promovieron el terrorismo.

Las revueltas anti-coloniales y anti-sionistas que se levantaron contra el mandato británico no iban dirigidos a crear otro estado palestino independiente. Los motines y pogromos árabes tampoco eran nacionalistas, como los de 1929 y 1936, por ejemplo. Nunca exigieron un estado palestino; su grito de guerra era «Maten a los judíos.»

Líderes árabes como Auni Bey Abdul-Hadi declararon a la Comisión Peel en 1937: «No existe tal país como ‘Palestina.’ ¡’Palestina’ es un término inventado por los sionistas!»

Durante la década de 1930, los motines anti-británicos y anti-judíos eran inflamados por un Comité de Alto Mando Árabe, no denominado Palestino, el organismo político principal de la comunidad árabe en el Mandato Británico de Palestina.

En 1946, el historiador árabe Philip Hitti testificó ante el Comité de Investigación Anglo-Americano diciendo que «no existe tal cosa como Palestina en toda la historia.» En 1947, los líderes árabes que protestaban contra el Plan de Partición de las Naciones Unidas alegaban que Palestina era parte de Siria y «políticamente, los árabes de Palestina no eran una entidad política…independiente ni separada.» En 1947, la ONU propuso un estado «judío» y uno «árabe» – no uno palestino. Los esfuerzos en 1948 por organizar un liderato político [árabe], en respuesta al establecimiento de Israel, pronto colapsaron.

La matriz del palestinianismo fue la guerra para el establecimiento del Estado de Israel, la ‘nakba’ (o catástrofe) en terminología árabe. Cinco países árabes bien armados invadieron el naciente estado, junto con gangas y milicias árabes locales, en una guerra genocida para exterminar a los judíos. No lo percibían como una guerra para el nacionalismo palestino sino una guerra genocida contra los judíos y el propio sionismo.

Las gangas árabes que atacaban a los judíos entre 1947 y 1948 eran denominados como el Ejército de Liberación «Árabe,» no «Palestino.» Eso se debe a que, antes del establecimiento de Israel, la noción de un «pueblo palestino» era irrelevante, ya que afiliaciones árabes eran mayormente familiares y tribales, no nacionales. Además, el término «palestino» tenía otro significado en aquel entonces.

Antes del 1948, los que eran llamados (y se llamaban a sí mismos) «palestinos» eran los judíos, no los árabes, aunque ambos portaban pasaportes británicos. De hecho, sólo luego de que los judíos en Palestina comenzaran a llamarse «israelíes» en 1948, los árabes adoptaron el término «palestino» para ellos exclusivamente. De hecho, el principal periódico de la comunidad judía previo al estado de Israel era llamado «The Palestinian Post,» y luego fue cambiado a «The Jerusalem Post.»

En 1949, el establecimiento de la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos, conocido como UNRWA por sus siglas en inglés, proveyó la estructura institucional para construir y preservar la idea de un «pueblo árabe palestino» y su supuesto «derecho de retorno.» Actualmente existen 58 campamentos de refugiados, con un presupuesto anual de casi un billón de dólares, donde las personas son indoctrinadas con odio y el deseo de la eventual destrucción de Israel. Con la excepción de Jordania, donde la mayoría de los refugiados recibieron ciudadanía jordana, los residentes en esos campamentos o poblados de UNRWA carecen de los más mínimos derechos humanos básicos y civiles.

Si no fuese por UNRWA, no existiría el problema actual de los «refugiados palestinos.» El problema es la definición controversial que tiene la UNRWA por «refugiado árabe,» que incluye cualquiera que reclame residencia en Palestina después de 1946, sin importar su punto de origen. Esa fecha es importante porque fue el año de mayor influjo de árabes a la región de Palestina desde otras partes, principalmente debido a las oportunidades de empleo y un mayor estándar de vida.

Esa categoría de «refugiado» es diferente al de las demás naciones que incluye no sólo a los que huyeron en 1949, sino a todos sus descendientes para siempre, con plenos derechos y privilegios. La población total de refugiados se estima que ya alcance a los siete u ocho millones el próximo año, y continúa creciendo. Ese es uno de los asuntos fundamentales que entorpece cualquier resolución en el conflicto árabe-palestino. La existencia de UNRWA, por lo tanto, perpetúa el conflicto, evita que Israel acepte a los [denominados] refugiados, y sólo engendra mayor violencia y terrorismo.

MOTIVO DE ORACIÓN: Ore para que las naciones y sus líderes comprendan lo que realmente está en juego respecto al supuesto deseo palestino por su estado, porque lo que procuran es la eliminación de Israel como estado judío.

VERSO BÍBLICO: «Vuélvanse a Mí y sean salvos, todos los términos de la tierra; porque Yo soy Dios, y no hay ningún otro» (Isaías 45:24).

 

(Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos)

Publicado en septiembre 13, 2010

Fotografía por: Escudo de Armas de la Autoridad Palestina, Wikipedia

Fuente: Moshe Dann, Ynet News