Israel vigila de cerca la reñida carrera Trump – Biden, hacia la presidencia

noviembre 6, 2020
Print Friendly, PDF & Email

El candidato republicano Donald Trump (izquierda) y el candidato demócrata Joe Biden

Mientras los últimos estados clave cuentan los votos restantes, Estados Unidos; el mundo entero e Israel; están al borde de sus asientos, esperando ver quién saldrá victorioso en esta; tan fina como el borde una navaja; carrera presidencial.

El actual Presidente de Estados Unidos, Donald Trump; habló el martes por la noche en Estados Unidos y el miércoles por la mañana en Israel; con tono confiado. Su oponente, el candidato demócrata Joe Biden, se mantiene cauteloso.

Si la elección dependiera de los judíos israelíes, Trump tomaría el trono; ya que alrededor del 70% de los judíos israelíes prefieren al Presidente Trump sobre Biden; según una encuesta del `Instituto para la Democracia de Israel´ publicada el domingo pasado.

Aclamado como uno de los presidentes más pro-israelíes en la historia de Estados Unidos, el Presidente Trump, ciertamente ha sido amigo del estado judío en sus cuatro años de gobierno. Un amigo del Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu, Trump declaró a Jerusalén como la capital de Israel y; trasladó la embajada de los Estados Unidos allí; reconoció la soberanía israelí sobre los Altos del Golán; y declaró que los asentamientos judíos en el corazón bíblico de Judea y Samaria, en disputa, no eran “intrínsecamente ilegales”; y más.

Además, muy recientemente, su administración subvirtió una política utilizada por muchos años y que ahora permitirá a los ciudadanos estadounidenses nacidos en Jerusalén, poner «Jerusalén, Israel» en sus pasaportes, como su lugar de nacimiento y no tan solo «Jerusalén».

Si bien, Biden que también ha sido descrito como un amigo de Israel en el Senado, y ha votado en proyectos de ley que favorecen al estado judío; sabemos que se opone firmemente a que Israel aplique su soberanía sobre Judea y Samaria, y expanda las comunidades judías en esta región que se encuentra en disputa. Esta claridad surge de la política que su compañera de campaña, Kamala Harris; ha reiterado recientemente.

«Estamos comprometidos con una solución de dos estados, y nos opondremos a cualquier paso unilateral que socave este objetivo», dijo el candidato a la vicepresidencia a un periódico de Detroit. «También nos opondremos a la anexión y la expansión de los asentamientos».

Harris también indicó que la administración de Biden, restablecería los lazos con la Autoridad Palestina (AP) que se rompieron, después de que el Presidente Trump reconoció a Jerusalén como la capital de Israel y trasladó la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv; en 2018.

El aspirante demócrata también retrocederá en la actual política de «máxima presión» de Trump contra Irán. Mientras Trump intenta poner un freno financiero a las ambiciones nucleares de Teherán con sanciones, Biden ha indicado que intentaría volver al acuerdo nuclear de 2015, establecido bajo el entonces Presidente Barak Obama.

La dirección que tome Estados Unidos respecto a Irán, afecta al estado judío, que también ha prometido impedir que Irán se expanda por la región, hasta que se encuentre en la puerta trasera de Jerusalén; queriendo hacer la paz.

Israel espera ansiosamente junto con los Estados Unidos, ver qué depara el futuro.

 

Traducido y adaptado por Fernanda González – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en noviembre 6, 2020

Fuente: Un artículo originalmente publicado por Kate Norman, Bridges for Peace (Puentes para la Paz), el 4 de noviembre de 2020.

Fotografía por: TRUMP: Official White House Photo by Joyce N. Boghosian/flickr.com

Fotografía con licencia: TRUMP: Flickr

Fotografía por: BIDEN: Gage Skidmore / flickr.com

Fotografía con licencia: BIDEN: Flickr