NOTICIAS

Israel Conmemora el “Día Más Triste en el Calendario Judío”

julio 23, 2018
Print Friendly, PDF & Email

Pintura ilustrando la destrucción del Segundo Templo en Jerusalén.

Con la llegada de la noche este pasado sábado, 21 de julio, comenzó la fecha más triste en el calendario judío conocida como Tisha B’Av. Ese es el día 9 del mes bíblico de Av, cuando el pueblo judío lamenta las más terribles tragedias acontecidas en su historia, incluyendo la destrucción del Primer y Segundo Templo en Jerusalén y otros eventos históricos de gran trascendencia y sufrimiento. El día se conmemora con un ayuno de 25 horas.

El ayuno de Tisha B’Av también se acompaña con la lectura bíblica de Jeremías sobre la destrucción del Primer Templo en 586 a.C., y la lectura de Lamentaciones, libro que enfatiza los efectos emocionales de dicha destrucción. Miles en Jerusalén y áreas circundantes se reúnen ante el Muro Occidental, o Kotel, para orar y llorar junto al único recordatorio físico del Segundo Templo.

Según la enseñanza rabínica, el ciclo de devastación comenzó hace más de tres mil años. Cuando los hijos de Israel estaban a punto de entrar a la Tierra Prometida, Dios ordenó a Moisés que enviara a unos hombres para espiar la tierra (Núm. 13:2). La tradición rabínica narra que los espías regresaron de su misión el 8 de Av, y en la víspera del 9 de Av el pueblo se rebeló contra Dios. Airado, se dice que Dios decretó que ese día, Tisha B’Av, fuese uno de tragedia y destrucción para todas las futuras generaciones.

Los romanos destruyeron completamente a la resistencia judía bajo el liderato de Simón Bar Kohba el 9 de Av de 135 d.C. Luego, durante su consecuente dispersión global por casi dos mil siglos, Tisha B’Av continuó siendo un día de grandes tragedias para el pueblo judío.

La Primera Cruzada, donde murieron decenas de miles de judíos, fue lanzada el 9 de Av. Los judíos fueron expulsados de Inglaterra en Tisha B’Av de 1290. En la historia más moderna, Alemania entró a la Primera Guerra Mundial el Tisha B’Av de 1914, evento que condujo unos años luego a la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. En Tisha B’Av, el comandante nazi Heinrich Himmler aprobó la “solución final,” el peor y más metódico esfuerzo por erradicar al pueblo judío en recientes tiempos.

Según un dicho popular, Tisha B’Av “conmemora una lista de catástrofes tan severas que es obvio que Di-s lo separó para el sufrimiento.” Durante los pasados 3,000 años, la fecha realmente ha sido sinónima con quebranto, dolor y destrucción. Pero Dios es un Dios de restauración, quien venda a los quebrantados de corazón y trae buenas nuevas de salvación a los afligidos por medio de Su Mesías.

MOTIVO DE ORACIÓN: Ore por el pueblo judío, quien en estos tiempos recuerda las reprensiones de Dios a lo largo de su historia, para que reconozca su pecado y sea consolado y sanado por Dios a través de Su Mesías.

VERSO BÍBLICO: “El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, porque me ha ungido el SEÑOR para traer buenas nuevas a los afligidos. Me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros; para proclamar el año favorable del SEÑOR, y el día de venganza de nuestro Dios; para consolar a todos los que lloran, para conceder que a los que lloran en Sion se les dé diadema en vez de ceniza, aceite de alegría en vez de luto, manto de alabanza en vez de espíritu abatido; para que sean llamados robles de justicia, plantío del SEÑOR, para que Él sea glorificado” (Isaías 61:1-3, NBLH).

 

Traducido y adaptado por Teri S. Riddering
Coordinadora PPP Centro de Recursos Hispanos

Publicado en julio 23, 2018

Fuente: Porciones de un artículo por Ilse Strauss, Bridges for Peace, 20 de julio de 2018

Fotografía por: Public domain/wikimedia.org