×

PayPal

Credit/Debit/Bank Transfer

Israel captura a los últimos dos fugitivos palestinos

septiembre 21, 2021
Print Friendly, PDF & Email

Yenín, la ciudad árabe del norte donde los dos últimos fugitivos fueron detenidos durante el fin de semana.

Los últimos dos de los seis prisioneros palestinos que escaparon, fueron capturados por las fuerzas israelíes durante el fin de semana después de una búsqueda de casi dos semanas.

Después de escapar de la Prisión Gilboa en el norte de Israel a principios de este mes, los seis fugitivos se dividieron en parejas para eludir más fácilmente a los grupos de búsqueda. Sin embargo, los primeros cuatro se encontraron en el norte de Israel el fin de semana pasado: un par en Nazaret y el otro en Umm al-Ghanam, ambas ciudades árabes en el norte.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) se unieron al Shin Bet (organismo de seguridad interna israelí) y a una unidad antiterrorista de la Policía israelí para encontrar a los fugitivos, en lo que el Primer Ministro Neftalí Bennett elogió como una «operación impresionante, sofisticada y rápida».

Los seis hombres habían salido de la Prisión Gilboa usando platos, una percha de metal y otros objetos para excavar a través del sistema de drenaje que conducía a los cimientos de la prisión, que proporcionaba una salida fácil de los muros de la prisión.

Cinco de los prisioneros son miembros de la Yihad Islámica Palestina (YIP) y el otro es un notorio comandante de la brigada Al-Aqsa militante de Fatah (partido político laico palestino). Todos estaban cumpliendo condenas por terrorismo: planificar y llevar a cabo ataques terroristas; asesinar a civiles israelíes, así como a policías y soldados; participar en disturbios violentos y sospecha de venta ilegal de armas.

Después de su atrevida fuga de la prisión, las autoridades israelíes temían que los fugitivos desaparecieran en Yenín, una ciudad árabe en Samaria que es un pararrayos para los enfrentamientos entre árabes y las fuerzas de seguridad israelíes. Los funcionarios israelíes también temían que pudieran llevar a cabo ataques terroristas mientras estaban en libertad.

Los expertos tenían razón parcialmente; los dos últimos fugitivos miembros de la YIP, Iham Kamami y Munadil Nafiyat, fueron encontrados en una ‘casa secreta’ en Yenín durante las horas previas al amanecer del domingo.

Kamami, quien estaba cumpliendo cadena perpetua por el secuestro y asesinato de un adolescente israelí en 2006, y Nafayat, quien fue detenido bajo sospecha de tráfico ilegal de armas, se rindieron sin luchar cuando se dieron cuenta de que las fuerzas israelíes los habían rodeado.

El Times of Israel informó que el equipo de búsqueda israelí creó una distracción al enviar un gran equipo a una parte diferente de la ciudad mientras enviaba silenciosamente a un equipo más pequeño a la casa donde se sabía que los fugitivos se escondían.

Los fugitivos abandonaron el edificio sin resistencia. De hecho, la operación fue tan fluida que los oficiales de seguridad se sorprendieron.

Un oficial anónimo involucrado en la operación le dijo al Canal 12: «Esperaba una pelea bastante más dura. Me sorprende que haya sido tan fácil».

Esto se debió en gran parte a una serie de errores por parte de los fugitivos: hacer llamadas telefónicas a familiares y esconderse al este de Yenín, fuera del campo de refugiados, donde habría sido mucho más difícil para las fuerzas israelíes entrar y llevar a cabo su labor sin contratiempos e interferencias violentas.

La salida de Yenín no fue tan sencilla. Una vez que los lugareños vieron que el convoy israelí se iba con los prisioneros recapturados, comenzaron los disturbios: arrojaron piedras y explosivos y abrieron fuego contra el personal israelí. Sin embargo, no se informó de bajas en ninguno de los lados.

Mientras Israel respira aliviado por la exitosa recaptura de los seis terroristas, la fuga de la prisión, no obstante, causó varias preocupaciones.

En primer lugar, destacó las deficiencias de los Servicios Penitenciarios de Israel. Las investigaciones iniciales revelaron factores como ‘torres de vigilancia sin personal’ y el ‘no haber solucionado problemas similares’ expuestos después de un intento de fuga parecido en 2014. Sin embargo, como dijo el Primer Ministro Bennett: «Lo que falló, puede rectificarse».

La fuga de la prisión también fue aclamada como una fuga heroica por muchos palestinos, y las subsecuentes recapturas provocaron disturbios, intentos de ataques terroristas e incluso lanzamientos de cohetes desde Gaza el fin de semana pasado.

No obstante, los israelíes pueden entrar en Sucot, la Fiesta de los Tabernáculos, conocida como el «Tiempo de Gozo», con una sensación de alivio y una verdadera razón para regocijarse, sabiendo que seis criminales peligrosos están detrás de las rejas.

 

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en septiembre 21, 2021

Fuente: Un artículo por Kate Norman, originalmente publicado por Bridges for Peace (Puentes para la Paz), el 20 de septiembre de 2021.

Fotografía por: Almonroth/wikimedia.org

Fotografía con licencia: Wikimedia