Irán y Aliados Chiitas Protestan contra Israel con Día al-Kuds

junio 10, 2019
Print Friendly, PDF & Email

 

El calendario israelí está salpicado de días reservados para recordar. Algunos son sombríos, que conmemoran las tragedias, los sacrificios y las pérdidas a lo largo de la historia del pueblo judío. Otros son gozosos, recordando los triunfos, los milagros y la valentía sobre los cuales se basa la nación judía. El Día de Jerusalén, o Yom Yerushalayim, ciertamente cae en la última categoría. El 1 y 2 de junio este año (según el calendario judío, pero 7 de junio según el calendario gregoriano) marcó el aniversario de la reunificación de la Ciudad de Oro, capital eterna de Israel.

[El escritor D. Thomas Lancaster, de First Fruits of Zion, lo describe de esta manera: “La victoria arrolladora de Israel contra la aparentemente insuperable oposición de las naciones vecinas es uno de los grandes milagros de la era moderna. Dentro de ese gran milagro se cuentan incontables milagros más pequeños que reflejan la mano de Dios en medio del conflicto, ayudando a Su gente de una manera evidente y reveladora.”

«Veinte años antes de esa guerra, la Guerra de Independencia de Israel [en 1948] había concluido con un cese el fuego que dejó a Jerusalén dividida en dos. Toda la Ciudad Antigua, incluyendo el Monte del Templo, el Muro Occidental y otros lugares sagrados, terminó bajo el control de los jordanos. Venerables sinagogas de la Ciudad Antigua quedaron en ruinas. Por casi dos décadas, a los judíos no se les permitía estar dentro de los muros de Jerusalén, ni orar en la ciudad… Al final de la guerra [de 1967], Israel había aplastado a sus enemigos al norte, al este y al sur, y había triplicado su territorio. Además, Jerusalén volvió a estar unida como una ciudad libre bajo la bandera israelí.”]

Un poco más de medio siglo ha pasado desde la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando una brigada de paracaidistas israelíes logró recuperar el Kotel (Muro Occidental) y liberar a Jerusalén. El día también marca 52 años desde que los antepasados ​​de Abraham y David finalmente regresaran a su capital eterna, 52 años desde que la Ciudad de Oro fue reunificada y 52 años desde que el pueblo judío ha podido decir: “¡Este año en Jerusalén!”

Celebrando dicho evento por medio de una parada, 3,000 policías fueron desplegados para garantizar la seguridad, según informó el Times de Israel. Las fuerzas de seguridad anticipaban que pudiera haber brotes de violencia, pero la parada pasó sin incidentes.

Más temprano en el día, hubo enfrentamientos violentos sobre el Monte del Templo, el lugar más sagrado en el judaísmo. Muchos musulmanes se amotinaron allí en protesta por el permiso que se dio a judíos en subir al lugar. La policía israelí había permitido que judíos ingresaran allí para celebrar el Día de Jerusalén, y unas 1,200 personas ascendieron al Monte bajo una fuerte vigilancia policial. Los musulmanes se atrincheraron en la Mezquita Al-Aksa y comenzaron a arrojar piedras y sillas. La policía rápidamente tomó control de la situación y siete manifestantes fueron arrestados, informó el Times de Israel.

El primer ministro Benjamín Netanyahu comentó sobre el Día de Jerusalén en su reunión semanal del gabinete: “Cumplimos 52 años desde que Jerusalén se reunificó durante la Guerra de los Seis Días. Esa guerra cambió el futuro de Israel. Nos sacó de un estrangulamiento y del peligro de destrucción y nos convirtió en un fuerte poder regional.”

Añadió Netanyahu: “Nos trajo una cosa más: la unificación de la capital de Israel. Recuerdo personalmente cuando regresamos a Jerusalén, la cuna de nuestra gente, nuestra cultura y nuestra fe, dentro de los muros; y eso conmovió a toda la nación, a todos sus componentes.”

MOTIVO DE ORACIÓN: Alabe al Señor por cumplir las preciosas promesas de salvar primero a la nación (cumplido en 1948) y de luego devolver Jerusalén a manos de los descendientes del Rey David (cumplido en 1967). Ore por la ciudad donde Dios escogió establecer Su presencia para siempre, y ore por el resto de las promesas que aún quedan por cumplirse.

VERSO BÍBLICO: “El SEÑOR salvará primero las tiendas de Judá, para que la gloria de la casa de David y la gloria de los habitantes de Jerusalén no se engrandezca sobre Judá. En aquel día el SEÑOR defenderá a los habitantes de Jerusalén, y el débil entre ellos aquel día será como David, y la casa de David será como Dios, como el ángel del SEÑOR delante de ellos” (Zacarías 12:7-8).

 

Traducido y adaptado por Teri S. Riddering
Coordinadora PPP Centro de Recursos Hispanos

Publicado en junio 10, 2019

Fuente: Porciones de un artículo por The Israel Project en The Tower, 3 de junio de 2019

Fotografía por: News Update/YouTube/screenshot

Fotografía con licencia: https://www.youtube.com/watch?v=bfvA6VZpQdk