×

PayPal

Credit/Debit/Bank Transfer

Destacadas figuras iraquíes abogan por la normalización con Israel

septiembre 28, 2021
Print Friendly, PDF & Email

La bandera iraquí

El viernes pasado más de 300 figuras públicas iraquíes asistieron a una conferencia en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, abogando por normalizar los lazos con el Estado de Israel.

Los participantes pidieron que Irak se una al ‘Acuerdo de Abraham’, la iniciativa de paz negociada por EE. UU. en 2020 que normaliza los lazos entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, seguida por Marruecos y Sudán.

«Exigimos relaciones diplomáticas plenas con el Estado de Israel… y una nueva política de normalización basada en las relaciones entre pueblos con los ciudadanos de ese país», dijo Wisam al-Hardan, líder sunita del movimiento ‘Despertar de los Hijos de Irak’, en la conferencia, según lo citado por el Times of Israel.

Además de los 300 asistentes en persona, incluidos líderes políticos, civiles y ex militares tanto sunitas como chiítas, otros asistieron virtualmente a la conferencia. El hijo del ex Presidente israelí Shimon Peres, Chemi Peres, dio un discurso virtual.

Según el sitio web de la organización, la conferencia se llevó a cabo en asociación con el ‘Centro de Comunicaciones para la Paz’, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York que trabaja para «resolver conflictos basados en la identidad en el Medio Oriente y África del Norte».

Irak, que técnicamente ha estado en guerra con Israel desde 1948, cuenta actualmente con leyes contra la normalización, que penalizan el contacto con ciudadanos israelíes o la promoción de los «valores sionistas», «crímenes» que antes se castigaban con la muerte pero que en 2010 se rebajaron a cadena perpetua en prisión, informó el Times of Israel.

Al-Hardan instó a que los iraquíes «deben elegir entre la tiranía y el caos por un lado, y un eje emergente de legalidad, decencia, paz y progreso por el otro».

También escribió en un artículo de opinión del Wall Street Journal que su reunión pública fue el primer paso hacia adelante.

«A continuación, buscaremos conversaciones cara a cara con los israelíes», escribió el líder sunita. «Ninguna potencia, extranjera o nacional, tiene derecho a impedir que avancemos. Las leyes contra la normalización de Irak, que penalizan la participación civil entre árabes e israelíes, son moralmente repugnantes».

Al-Hardan concluyó: «Extendemos una mano de amistad a nuestros hermanos y hermanas de la humanidad en toda la región y en todo el mundo, y pedimos la ayuda de Dios a medida que avanzamos hacia un futuro más brillante».

El Primer Ministro Neftalí Bennett tuiteó su elogio del evento, calificando el llamado a la paz con Israel como un «llamado que viene de abajo y no de arriba, del pueblo y no del gobierno; y el reconocimiento de la injusticia histórica sufrida por los judíos de Irak es particularmente importante».

«El Estado de Israel extiende su mano en paz», concluyó Bennett.

Sin embargo, el Primer Ministro iraquí Mustafa Al-Kadhimi se apresuró a condenar la conferencia y distanciar a su gobierno de los llamados a la paz.

«El gobierno iraquí expresa su rechazo categórico a las reuniones ilegales celebradas por algunas figuras tribales que residen en la ciudad de Erbil en la región del Kurdistán», dijo el primer ministro en un comunicado, agregando que las reuniones «no representan al pueblo ni a los residentes de Irak».

El primer ministro concluyó que «el concepto de normalización es constitucional, legal y políticamente rechazado en el estado iraquí» y que Irak apoya la causa palestina.

De hecho, la reacción oficial iraquí contra el evento ha sido tan severa que los tribunales iraquíes emitieron órdenes de arresto contra Al-Hardan y otros relacionados con la conferencia.

Irak fue una vez el hogar de una población judía fuerte y próspera, descendiente de los judíos enviados al exilio babilónico por el rey Nabucodonosor hace más de 2,500 años.

En la década de 1940, sin embargo, las cosas se pusieron feas, comenzando con el pogromo de Farhud en 1941 que vio a más de 180 judíos iraquíes asesinados y más de 900 casas destruidas. Y después del restablecimiento del estado judío en 1948, la persecución de los judíos en Irak empeoró, lo que provocó las operaciones ‘Esdras’ y ‘Nehemías’, en las que más de 120,000 personas fueron trasladadas en avión a Israel entre 1950 y 1952. Hoy en día, cientos de miles de israelíes tienen sus raíces en Irak.

A pesar de la posición oficial del gobierno iraquí, la conferencia abierta muestra la voluntad de los iraquíes progresistas de corregir los errores del pasado y buscar la paz con Israel.

 

ENFOQUE DE ORACIÓN: Oremos por Wisam al-Hardan y otros líderes iraquíes que han arriesgado sus vidas al apoyar públicamente la normalización de las relaciones con Israel. Oremos para que su sincero deseo de paz, legalidad y progreso se extienda por toda su nación y la región, quizás agregando a Irak a la creciente lista de países árabes que están reconociendo los beneficios de las relaciones pacíficas con la Tierra elegida por Dios.

VERSO BÍBLICO: «Todas las naciones que Tú has hecho vendrán y adorarán delante de Ti, Señor, y glorificarán Tu nombre«.

Sal 86:9 NBLA

 

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en septiembre 28, 2021

Fuente: Un artículo por Kate Norman, originalmente publicado por Bridges for Peace (Puentes para la Paz), el 27 de septiembre de 2021.

Fotografía por: jorono/Pixabay.com