Desertor iraní dedica medalla olímpica de yudo a Israel

julio 29, 2021
Print Friendly, PDF & Email

El yudoka nacido en Irán Saeid Mollaei, en los Juegos Asiáticos de 2018.

Cuando el yudoka Saeid Mollaei, anteriormente de Irán, ganó el martes la medalla de plata, en la división masculina de 81 kg [178 lbs]; aprovechó la oportunidad para reconocer públicamente la amistad y el apoyo que ha recibido de Israel. Esta historia en realidad comenzó cuando el gobierno totalitario de Irán le exigió actuar en contra de su conciencia y buen espíritu deportivo y boicotear a Israel.

Durante los últimos veinte años, los atletas y equipos israelíes han experimentado periódicamente odio antisemita y anti-Israel, ya que varios países musulmanes les han negado la entrada a competiciones internacionales o se han negado a competir contra atletas israelíes. Estos boicots abarcan desde deportes de equipo como fútbol y baloncesto, hasta deportes individuales como yudo, natación, esgrima y tenis.

Como el yudoka mejor clasificado en su categoría de peso, Mollaei se encontraba compitiendo para Irán en el Campeonato Mundial de 2019 en Tokio, cuando sus entrenadores le ordenaron perder un partido. ¿La razón? Si ganaba esa pelea, automáticamente se enfrentaría al yudoka israelí Sagi Muki en la final. Y el régimen iraní no permite que ninguno de sus atletas compita contra Israel.

Preocupado por su familia, Mollaei perdió deliberadamente el partido de 2019. Sin embargo, a los pocos días Mollaei hizo una confesión pública y en la tormenta de fuego que siguió, huyó a Alemania. Poco después de su llegada, Mollaei compartió en una entrevista con la cadena alemana DW: «Pero después del Campeonato Mundial le dije al mundo que solo quiero ser valiente y vivir libremente. No me importa si me enfrento a un yudoka de Israel o de cualquier otro país. Todo lo que cuenta para mí es la amistad y el Código Olímpico».

Durante los dos años transcurridos desde su deserción de Irán, Mollaei se convirtió en ciudadano mongol y ahora compite bajo esa bandera. Ha visitado la propia tierra de Israel, participado en partidos de yudo allí y cuenta con Sagi Muki como un amigo cercano. Reconociendo el apoyo que ha recibido de Israel, Mollaei dijo: «Esta medalla también está dedicada a Israel y espero que los israelíes aprecien este logro», informó i24News.

Lamentablemente, los Juegos Olímpicos de 2020 no han estado libres de boicots deportivos contra Israel, ya que los yudokas de dos países, Sudán y Argelia, abandonaron los juegos para evitar enfrentarse al israelí Tohar Butbul. El Comité Olímpico Internacional (COI) ha prometido una investigación. James Macleod, director del COI, dijo en una rueda de prensa: «Claramente, si existen abusos flagrantes del Código Olímpico, el COI tomará todas las medidas necesarias al respecto».

La corriente podría estar cambiando, al responsabilizar a las naciones por sus acciones en el área de los deportes. «En abril, la Federación Internacional de Yudo emitió una prohibición de cuatro años contra la Federación de Yudo de Irán, por las demandas de Teherán de que sus atletas no se enfrentaran a oponentes israelíes», informó el Times of Israel.

La voluntad de Saeid Mollaei de hacer públicas las órdenes del brutal régimen iraní, en 2019 y su amistad con Israel, han jugado un papel en los esfuerzos en curso para eliminar el odio y la discriminación del campo de juego deportivo.

 

Traducido por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en julio 29, 2021

Fuente: Un artículo por Janet Aslin, originalmente publicado por Bridges for Peace (Puentes para la Paz), el 28 de julio de 2021.

Fotografía por: Amir Hosseini/Fars News Agency/commons.wikimedia.org

Fotografía con licencia: Wikimedia