Llamado para un tiempo de crisis como este

febrero 12, 2020
Print Friendly, PDF & Email

BALAGÁN ES LA PALABRA ISRAELÍ que me viene a la mente. Significa confusión o un gran desastre. Lo estamos viendo en más de un frente, y está afectando a Israel y a las personas que viven aquí.

Por un lado, los dedos helados del invierno han entrado en nuestros hogares, mientras que por el otro, la temperatura geopolítica en la región se calentó rápidamente después de que Irán atacó la embajada de los Estados Unidos en Bagdad y el presidente Donald Trump respondió con el asesinato del general principal de Irán, Qassem Soleimani. Repentinamente, Israel, aunque no estuvo directamente involucrado en los problemas, se encontró como el objeto de una serie de amenazas nuevas e importantes. El sistema de defensa Cúpula de Hierro se trasladó hacia el norte a medida que el nivel de amenaza se elevaba a nuevas alturas. En nuestra congregación se distribuyeron paquetes de información de emergencia y los líderes pidieron oración urgente. Se habló de la batalla de Gog y Magog tanto de cristianos como de judíos. En la actualidad hay un gran malestar. Oramos por la paz y nos preparamos para la guerra.

Al mismo tiempo, lluvias torrenciales acompañadas de impetuosos vientos y un fuerte frío golpearon a Israel. Nos encanta la lluvia aquí, pero recibimos demasiada de una vez, sobrecargan- do la infraestructura de drenaje. Las inundaciones se produjeron en muchas comunidades y trágicamente hubo varias muertes. Nos sorprendió saber que dos jóvenes de 25 años quedaron atrapados en el ascensor de un estacionamiento subterráneo y murieron en las aguas de la inundación antes de que llegara la ayuda.

Muchas personas en los apartamentos con poca calefacción tiemblan, a veces, la única fuente de calor que tienen es una botella de agua caliente.

Los ancianos sobrevivientes del Holocausto y los inmigrantes recién llegados están particularmente mal preparados para enfrentar estos problemas, que son peores que simplemente incómodos. Hace varios años, mientras entregaba comida, uno de nuestros voluntarios vio a una anciana tirada en el suelo temblando mientras intentaba calentarse con una toalla delgada. Ella era una nueva inmigrante y no tenía artículos para el hogar. El voluntario regresó a nuestro Centro de Asistencia y nos dijo que teníamos que conseguir mantas. Eso comenzó nuestro programa de distribución general de mantas. Desde entonces hemos entregado miles de mantas a nuevos inmigrantes.

Estos son tiempos de crisis. Ya sea que la crisis sea la amenaza existencial de un Irán militante o la amenaza de hipotermia, las necesidades son reales y apremiantes.

Durante décadas, Puentes para la Paz ha estado aquí en Israel, apoyando a la gente en muchos tiempos difíciles. Recientemente una joven pareja de inmigrantes vino a nuestro Centro de Asistencia de Karmiel para recibir regalos de bienvenida. Trajeron a su abuela y a su hija de cuatro años. Recibieron los regalos con entusiasmo (ollas y sartenes, una Biblia, artículos escolares para la niña y mantas). Su abuela, que había venido a Israel siete años antes, exclamó que recordaba su llegada y cómo recibió sus primeros regalos en Israel de Puentes para la Paz. Estamos aquí de generación a generación, mostrando el amor de Dios de manera práctica. Las mantas llegaron en el momento perfecto para esta joven familia, justo antes de las tempestuosas lluvias frías de invierno.

No sabemos lo que depara el futuro. ¿Habrá una guerra con Irán?¿Se intensificará la situación, involucrando a muchas naciones, como la guerra de Gog y Magog profetizada en Ezequiel? Sí, sabemos que Dios ha colocado Puentes para la Paz aquí “para esta hora” (Esther 4:14) un tiempo de crisis, un tiempo de balagán, un tiempo de necesidad. ¿Se parará con Israel? ¿Se asociará con nosotros para mostrarle al pueblo judío que no está solo? ¿Nos ayudará a proporcionar mantas cálidas y responder en tiempos de guerra? Su generoso donativo para nuestro programa Regalos de Bienvenida para Inmigrantes nos permitirá continuar dando muchas más mantas, y su donativo a nuestro Fondo de Ayuda en Crisis nos permitirá satisfacer necesidades graves en tiempos de crisis. Únase con nosotros para traer la calidez del amor de Dios en estos tiempos fríos y aterradores.

Bendiciones desde Israel, Rebecca J. Brimmer
Presidenta Ejecutiva Internacional