Hallando Favor con Dios y el Hombre

diciembre 15, 2016
Print Friendly, PDF & Email

Hace sobre 50 años que nuestro fundador, el Dr. G Douglas Young, se mudó a Israel y comenzó su legado de bendecir a Israel. Su labor combinó la verdad (emet) y la misericordia (jésed) en maneras asombrosas. Desde entonces, miles se han unido a su visión – cristianos quienes apoyan a Israel y construyen relaciones entre cristianos y judíos en Israel y alrededor del mundo. Usted es parte de ese esfuerzo mundial, amando las cosas que Dios ama y apoyando nuestros esfuerzos por construir puentes de relación entre ambos mundos. ¡Y han sido efectivos! Puentes para la Paz ha crecido en estima ante los ojos de Israel y poblaciones judías en todos los países donde tenemos oficinas.

Confiamos en Usted

Frecuentemente, personas judías nos dicen que confían en Puentes para la Paz. Confían en que estemos allí con ellos de manera consistente durante sus momentos de estrés y necesidad, participando en sus metas más importantes, como el retorno del pueblo judío a su hogar desde diversas naciones de la Diáspora. A continuación algunos ejemplos del nuestro éxito en esta labor:

Nuestra relación con la ciudad de Karmiel ha florecido a medida que observan que estamos con ellos en cualquier forma posible. Recientemente, pidieron nuestra ayuda para habilitar un refugio contra bombas, abandonado desde la Guerra del Líbano de 2006, en anticipación al próximo conflicto. Muchos albergues se han deteriorado, carecen de plomería, están llenos de basura y necesitan muchas reparaciones. Con su crecido temor de inminente guerra en el norte, la ciudad procura habilitar sus refugios. Pusimos azulejos, instalamos baños, limpiamos, pintamos e hicimos reparaciones generales. Estimamos que la ciudad se ahorra unos 15,000 shékeles (US $3,940) por cada refugio que reparamos.

El alcalde, el dirigente de seguridad y los trabajadores en la zona industrial, todos saben que los cristianos les ayudan a prepararse para enfrentar sus más grandes temores. Cuando estalle la guerra, la ciudad de Karmiel estará más preparada para proteger a sus ciudadanos.

Además de Karmiel, trabajamos con 17 otras comunidades para proveer alimento a los necesitados. Durante nuestra más reciente Misión de Solidaridad, dos de esos alcaldes se unieron a nosotros y expresaron su profunda gratitud por nuestra amistad y ayuda.

El Ministerio del Exterior israelí aprecia nuestra ayuda en compartir la historia de Israel con el mundo. Cuando supieron que celebrábamos una Misión de Solidaridad, ofrecieron enviar destacados líderes para hablar con nuestros participantes.

Encuentros con Personas que Hemos Ayudado

Un miembro del equipo de Puentes para la Paz me envió el siguiente relato: «El año pasado, pasamos un fin de semana en el kibutz Centro Lotan para Ecología Creativa, situado al sur de Israel en el desierto de Aravá. En nuestra última mañana, nos incluyeron en un tour del kibutz. Nuestro guía preguntó de dónde veníamos y qué hacíamos en Israel. Cuando le dijimos: ‘Somos voluntarios con Puentes para la Paz,’ el rostro del guía se iluminó y dijo: ‘¡Puentes para la Paz! ¡Yo los amo! ¡Ustedes literalmente salvaron mi vida! Yo era parte de su Programa de Adopción durante los primeros dos años luego de hacer aliyá (inmigración). No estaría aquí hoy si no fuera por ustedes. ¡Muchas gracias!'»

Recientemente, una joven entró a nuestra oficina en Jerusalén y anunció: «Yo sé que ustedes no se acuerdan de mí, pero hace algunos años yo me encontraba en su Programa de Adopción. Yo era nueva inmigrante y estudiaba en la Universidad Hebrea. Ahora tengo un excelente trabajo en Tel Aviv, pero no pasa una semana sin que me acuerde de ustedes y le dé gracias a Dios por su ayuda. He deseado regresar y darles las gracias en persona, y por eso hoy, ya que tuve que venir a Jerusalén como parte de mi empleo, sabía que tenía que venir y decirles: ‘Gracias.'»

Fuera de Israel

Uno de nuestros miembros del equipo recientemente regresó a Israel por la línea aérea nacional de Israel El Al, considerada como la línea más segura del mundo. El Al enfatiza mucho la seguridad, y sus largas interrogaciones son muy comunes. Durante la interrogación, nuestro miembro del equipo dijo que trabajaba con Puentes para la Paz. De repente, la atmósfera se hizo más liviana y positiva. El oficial de seguridad pronto lo ayudó a atravesar el proceso con muchas palabras de gratitud.

Una familia israelí viajando en los Estados Unidos recibió la invitación a cenar por parte de una hermana y cuñado de uno de nuestros voluntarios. Querían celebrar la finalización de los tres años de servicio militar de su hijo en Israel. Durante la cena, el cuñado preguntó a la familia: «¿Han oído ustedes mencionar a la organización llamada Puentes para la Paz?» El previo soldado levantó la mirada y dijo sonriendo: «¿Puentes para la Paz? ¡Les amamos! Son un tremendo apoyo para nosotros.»

Hallando Favor del Pueblo

Alabamos a Dios por el favor que nos ha concedido con el pueblo judío. Cuando consideramos la relación que teníamos 25 años atrás, hemos progresado muchísimo. Queremos que usted recuerde que cada victoria se debe a usted. Sin su generosidad y apoyo, no podríamos haber logrado el impacto que hemos obtenido.

Sin embargo, queda mucha «construcción de puentes» por delante. Gracias por haberse unido a nosotros para cambiar el futuro de las relaciones judío-cristianas. Mientras finaliza el año 2016, por favor considere donar generosamente hacia su proyecto favorito de Puentes para la Paz. Su donativo no es cualquier regalo; es una inversión en el Reino de Dios y el futuro de la nación de Israel.

Bendiciones desde Israel,
Rebecca J. Brimmer,
Presidenta Internacional Ejecutiva

 

(Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos)