Ayudando a Sanar las Heridas

junio 27, 2011
Print Friendly, PDF & Email

 

El Señor nos ha llamado a sanar las heridas del pueblo judío, que ha sufrido desmedidamente a causa de siglos de antisemitismo. De hecho, todos nuestros actos se hacen en amor para propiciar esa sanidad. El mundo maltrató a los judíos pensando que Dios los había rechazado, pero esa no fue la intención de Dios. Y cada vez que damos alimento al hambriento, reparamos las viviendas del desahuciado, ayudamos a un niño para que progrese en la escuela, recibimos a nuevos inmigrantes y compartimos la historia de Israel con el mundo, sanamos esas antiguas heridas.

A veces también tenemos la oportunidad de ayudar a quienes sufren de dolor físico, muchos de ellos nuevos inmigrantes. Hemos escrito varias veces sobre cuán difícil es que un inmigrante se ajuste a su nueva vida en Israel, pero pocas veces hemos mencionado sus necesidades médicas. Cuando entrevistamos a personas que deseen participar en el Programa de Adopción, encontramos que muchos hacen aliyá (inmigran a Israel) porque saben que en Israel podrán recibir mejor atención médica que en su país de procedencia. Aunque quizás allá tuviesen servicios médicos socializados, frecuentemente la calidad de esos servicios era inferior al de Israel, donde cuentan con equipo más adelantado, mejores medicinas y nuevos conocimientos.

Cada ciudadano israelí tiene derecho a recibir los servicios de salud nacional. Pero desdichadamente, eso no cubre todas las necesidades. Aunque el 80 al 90% del costo está cubierto, algunas necesidades requieren atención especial y tratamiento de larga duración, lo que resulta extremadamente caro, especialmente para los nuevos inmigrantes que no conocen el idioma ni cuentan con un empleo. Otros israelíes que viven bajo el nivel de pobreza tampoco pueden pagar tales servicios especializados.

Yo conozco bien sobre esas necesidades especiales. Mi esposo es diabético y recibe excelente cuidado médico en Israel, pero nuestras cuentas para medicinas y equipo sobrepasa los $300 mensuales, y eso es después de que el seguro médica haya cubierto la mayor parte del costo. Personas con este tipo de necesidad continua, y con escasos ingresos, ni siquiera pueden considerar hacer esa cantidad de gasto. Su prioridad es alimento y no medicina.

Por años, Puentes para la Paz ha ayudado a personas con tratamientos dentales especiales, que no están cubiertos por el servicio médico nacional. Cuando hemos tenido la oportunidad, también hemos ayudado a cubrir otros gastos médicos especiales.

Testimonio de Dos Familias

Shoshana, una israelí oriunda, nos escribió:

Aunque no teníamos los medios económicos, sufría de un quiste en las encías que requería de una urgente operación. Luego de la operación, mi dentista me dijo que tendría que cambiar mis dientes postizos o se dañaría mi boca. Doy gracias a Dios por Puentes para la Paz, que me proveyó el dinero para arreglar mi boca, y estoy muy agradecida a todos los que me ayudaron.

La familia Ivanitsky nos escribió rogando por ayuda:

Antes de venir a Israel, vivíamos en Ucrania, donde Georgy atravesó una cirugía cardiaca cuando tenía sólo ocho meses de nacido. Pero por causa del cirujano, su espina dorsal fue afectada, ocasionándole parálisis en las piernas. Los médicos israelíes pudieron ayudarle, pero aún así, dicen que no podrá caminar por cuenta propia. Georgy se mueve con la ayuda de aparatos especiales y muletas, que tienen que ser cambiadas cada año porque crece rápidamente. Los aparatos tienen que hacerse a su medida, y cuestan 25,000 shéqueles [sobre $7,000 dólares estadounidenses]. No podemos pagar siquiera parte de ese equipo, y tampoco tenemos familia en Israel que nos ayude financieramente.

En menos de cuatro meses de haber recibido esta carta, nos enviaron otra pidiendo ayuda por una silla de rueda para Georgy, quien ahora tiene seis años de edad.

Ayudando Víctimas de Chernobyl

Varias veces al mes, Pieter Marais, nuestro Director de Operaciones en Israel, y yo visitamos organizaciones judías que reciben ayuda de Puentes para la Paz. En marzo, visitamos la Asociación de Apoyo a Víctimas de Radioactividad de Chernobyl. Estos pacientes llegaron a Israel como nuevos inmigrantes luego de exponerse a la contaminación radioactiva en Chernobyl mientras rescataban y ayudaban a personas afectadas. Como resultado, también se enfermaron, y cinco de ellos ya han muerto de cáncer en los pasados tres años. La Asociación nos dio las gracias por los sacos de alimento que les proveemos, pero ahora pide que ayudemos a estos pacientes, que sufren de continuo dolor, con sus altos costos en medicinas.

Ayuda Especial para Pacientes de Cáncer

Otra organización que ha pedido nuestra ayuda es el Centro Holístico Yuri Shtern. Guardamos un lugar muy especial en nuestros corazones hacia este lugar porque conocimos a Yuri Shtern, quien perdió su batalla contra cáncer en 2007. Él fundó el Caucus de Aliados Cristianos en el Knesset (Parlamento), y fue un amigo muy cercano a Puentes para la Paz y al mundo cristiano. Durante su enfermedad, la familia pudo observar cuánto sufren los pacientes de cáncer y cómo pueden ser consolados con atención suplementaria no provista por los servicios médicos básicos del gobierno, como medicamentos especiales y masajes. Luego de su muerte, la familia estableció la Fundación Yuri Shtern, proveyendo tratamiento suplementario para facilitar el cuidado del paciente con cáncer.

Una de sus metas es que todos los pacientes tengan acceso a tratamiento adicional no incluido en los servicios nacionales de salud. Eso incluye personal especializado de apoyo. Verdaderamente, ésta es una causa meritoria.

Escasez Financiera

Nos gustaría aportar a todas las mencionadas necesidades, pero nuestras finanzas son muy limitadas. Oramos para que Dios nos aumente la capacidad de ayudar a estas personas que sufren de cáncer. Por eso, en este momento no sólo pedimos ayuda para cubrir los gastos en tratamiento dental, sino que también queremos expandir nuestro programa para incluir más necesidades médicas. Creemos que Dios desea traer sanidad a Su pueblo, y nos alegramos en poder ser sus manos para brindarles este amor. Si usted desea aportar hacia este proyecto, puede enviar cualquier cantidad hacia Asistencia Dental/Médica. Usted puede ayudar a quienes atraviesan necesidades médicas especiales o quienes sufren en sus últimos momentos de vida.

Bendiciones desde Jerusalén,
Rebecca J. Brimmer
Presidenta Internacional y CEO