×

Debit/Credit Payment

Credit/Debit/Bank Transfer

Arrepentimiento y Caridad

septiembre 15, 2015
Print Friendly, PDF & Email

Foto por Ashernet

¿Existe alguna conexión entre el arrepentimiento y la ayuda al necesitado? ¡El pueblo judío piensa que sí! Durante el mes de Elul y los días previos a Rosh HaShaná (Año Nuevo judío) y Yom Kipur (Día de Expiación), hay un gran énfasis en enmendar nuestra relación con Dios y con los semejantes. A manera interesante, una de las cosas que enfatizan es la importancia de cuidar a los menos afortunados por medio de ayuda caritativa.

Yeshúa (Jesús) estaba de acuerdo. En Mateo 25, Él dijo que las naciones (la palabra hebrea es goyim, que también significa gentiles no-judíos) serán juzgadas por la manera en que trataron a los que estaban hambrientos, sedientos, aprisionados y en necesidad de vestido. Santiago 1:27 dice que la religión pura y sin mancha es cuidar a las viudas y a los huérfanos.

En estos tiempos, líderes cristianos alrededor del mundo, incluyendo Puentes para la Paz, llaman los fieles al arrepentimiento. Muchos ayunan y oran mientras buscan el rostro de Dios, así como dice el salmista: «Busquen al SEÑOR y Su fortaleza; busquen Su rostro continuamente» (Sal. 105:4).

¿Qué dice el Señor sobre el ayuno? «¿No es éste el ayuno que Yo escogí: Desatar las ligaduras de impiedad, soltar las coyundas del yugo, dejar ir libres a los oprimidos, y romper todo yugo? ¿No es para que compartas tu pan con el hambriento, y recibas en casa a los pobres sin hogar; para que cuando veas al desnudo lo cubras, y no te escondas de tu semejante? Entonces tu luz despuntará como la aurora, y tu recuperación brotará con rapidez. Delante de ti irá tu justicia; y la gloria del SEÑOR será tu retaguardia. Entonces invocarás, y el SEÑOR responderá; clamarás, y Él dirá: ‘Aquí estoy.’ Si quitas de en medio de ti el yugo, el amenazar con el dedo y el hablar iniquidad, y si te ofreces ayudar al hambriento, y sacias el deseo del afligido, entonces surgirá tu luz en las tinieblas, y tu oscuridad será como el mediodía» (Isa. 58:6-10).

Cuidando a los Necesitados

En Puentes para la Paz tomamos esas cosas muy en serio. Cada mes demostramos el amor y la misericordia a sobre 26,000 personas. Sobrevivientes del Holocausto, enfermos, nuevos inmigrantes, viudas y huérfanos se encuentran solos en su pobreza.

Una de las maneras en que ayudamos es cuidando a los afligidos y desahuciados. Una persona así es Osnat. Recientemente la ayudamos a pagar su cuenta de electricidad, le dimos alimento y la ayudamos a comprar una abrazadera médica especial. Ella nos escribió esta carta:

Mi nombre es Osnat. Soy una mujer de 50 años con un impedimento físico viviendo en Jerusalén. Llevo mucho tiempo luchando contra cáncer del seno, y sufro de Esclerosis Lateral Amiotrófica, una enfermedad muscular. Hace dos años me operaron del cáncer del seno, pero todavía no he recuperado mi apetito ni mi peso. Tomo muchas medicinas para el dolor y sufro mucho. Desafortunadamente, no tengo familia que me ayude. Tengo un largo historial de dolor, y las cuentas del hospital me han absorbido.

Ya no tengo suficiente dinero para pagar mi cuenta eléctrica. Estoy muy agradecida por las buenas personas que me conectaron con Puentes para la Paz. Ustedes han pagado mi cuenta de sobre 4,000 shékeles ($1,060 dólares estadounidenses). Y no sólo eso, sino que cuando necesité una abrazadera que me ayudara a sentarme mejor en mi silla, no tenía suficiente dinero porque costaba sobre 10,000 shékeles (US $2,600). Ustedes lograron que redujeran el precio a 6,000 shékeles, y encima de eso, ustedes también bondadosamente pagaron la mitad. Estoy muy agradecida. Puentes para la Paz ha traído mucho gozo a mi vida al ayudarme de esta manera.

Muchas gracias por todo. ¡Que Dios les bendiga con buena salud y muchas bendiciones!

Respetuosamente, Osnat

En nuestro proceso de ayudar a Osnat, pudimos conocer a Alush Yacov, un especialista en abrazaderas ortopédicas que ayuda a personas como Osnat para sentarse de manera más erguida. Alush se reunió con nosotros y le compartimos sobre nuestro trabajo cristiano en Israel. Él estaba asombrado por lo que Puentes para la Paz hace para los pobres y necesitados en Israel. Nunca había escuchado sobre cristianos que hiciesen tanto para cuidar y consolar a personas judías. Cuando se despedía, pidió varios de nuestros folletos diciendo que le sería imposible mantener silencio sobre lo que había visto y experimentado de primera mano en nuestro centro.

En Nuestra Generación

Eso es sólo un atisbo de nuestro trabajo. Osnat es una de las más de 26,000 personas que tocamos cada mes con el amor de Yeshúa por medio de nuestro personal cristiano. Aunque la medicina socializada en Israel cubre las necesidades más básicas, muchas cosas no son incluidas, como trabajo dental, aparatos médicos (como sillas de rueda y prótesis) y cierto porcentaje de sus medicinas. Osnat no tenía suficiente dinero para comprar alimento ni pagar su electricidad y agua. Su ingreso mensual sólo cubría la renta y medicinas. Al ayudarla, cumplimos con el llamado bíblico de ayudar a los que carecen de recursos.

A medida que usted se arrepiente, mientras busca el rostro del Señor y ayuna, no olvide las palabras en las Escrituras: La religión pura es satisfacer las necesidades de otros. El verdadero ayuno es dividir nuestro pan con los necesitados. Como dijo Yeshúa: «En verdad les digo que en cuanto lo hicieron a uno de estos hermanos Míos, aun a los más pequeños, a Mí lo hicieron» (Mat. 25:40).

¿Se unirá usted a nosotros para demostrar el amor de Yeshúa al pueblo de Israel? Su regalo al necesitado en Israel bendecirá a Dios y bendecirá a quienes Él ama. Su regalo hacia nuestro fondo de Asistencia Dental y Médica nos ayudará a alcanzar a otras personas como Osnat, quienes sufren en su soledad.

Bendiciones desde Israel,
Rebecca J. Brimmer
Presidenta Ejecutiva Internacional

 

(Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos)