Alguien cree en Mí

marzo 1, 2020
Print Friendly, PDF & Email

JENNA ENTRÓ A NUESTRA OFICINA con lágrimas en sus ojos. “Esto es lo MEJOR que jamás haya obtenido en la vida, alguien cree en MÍ!”– dijo mientras sostenía dos tarjetas que recibió de parte de un patrocinador cristiano en Japón.

Jenna es una estudiante de biología de tiempo completo, quien espera ser admitida en la escuela de medicina. Ella llegó sola desde Canadá haciendo Aliá (inmigrando a Israel) como una joven de tan solo 19 años, se enlistó en la FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) convirtiéndose inmediatamente en una médico de combate. Me asombra la valentía de una joven mujer que viene a Israel sola, realiza su servicio militar y ahora se sumerge en su carrera universitaria. Jenna es parte de nuestro Programa de Adopción, un programa de patrocinio que ayuda a inmigrantes e israelíes, que se encuentran en crisis, durante un año o, en el caso de estudiantes inmigrantes, durante todo el tiempo de sus estudios universitarios. Aunado a los alimentos enlatados, frutas y vegetales frescos, productos lácteos y de carne, así como cubriendo sus costos de transporte, las familias y estudiantes en nuestro Programa de Adopción reciben mucho apoyo emocional. Jenna tiene un alma hermosa, además de ser estudiante de tiempo completo y arreglárselas por su cuenta, ella dona su tiempo como voluntaria en el centro del Soldado Solitario para ayudar a otros.

Jenna es una de muchos que Puentes para La Paz ha patrocinado por años. Gabe e Ilana Faber son una pareja joven que patrocinamos el año pasado, ellos nos escribieron esta nota de agradecimiento:

Gabe e Ilana Faber

A nuestros queridos patrocinadores y a todos en Puentes para La Paz: Ha sido un enorme privilegio haber estado en el Programa de Adopción el año pasado. Pudimos conocer a los maravillosos hombres y mujeres que hacen este programa posible, así como los desinteresados y generosos patrocinadores que proveen los fondos para esta iniciativa. Todos ustedes son una inspiración, son muy acogedores y amables, fue realmente conmovedor haber conocido a cada uno de ustedes. Este programa no se compara con ningún otro pues le brinda a los judíos exactamente lo que ellos necesitan en el momento en que lo necesitan.

Otros programas entregan regalos llamativos pero Puentes para La Paz ayuda en un nivel práctico, obvia- mente a través de la comida pero también con bufandas durante el invierno, una hermosa pintura para colocar en nuestro hogar, un pase mensual para el transporte. Es el programa que está en contacto con las necesidades de gente real en mayor manera, y a nosotros nos ayudó inmensamente el año pasado. Queremos agradecer a todos los involucrados, especialmente al patrocinador de nuestra familia quien nos ayudó a hacer nuestro sueño de vivir en Israel más fácil. También queremos agradecer al equipo de Puentes para La Paz, quienes son muy flexibles y te apoyan en cada etapa. Este ha sido un año grandioso y nosotros lo apreciamos completamente.

225,000 JUDÍOS HICIERON ALIÁ LA DÉCADA PASADA

 

Jenna Weisz

En 2019: 34,872 judíos hicieron aliá, el mayor número en un año durante la década. Más de la mitad llegaron de la Unión Soviética, pero 55,000 llegaron de Europa (principalmente Francia); 32,000 de Estados Unidos; 10,500 de Etiopía; 2,560 de Sudáfrica; 1,950 de Oceanía (principalmente Australia) y 13,400 de Latinoamérica. En total llegaron a casa desde 150 naciones.

Están llegando de las cuatro esquinas de la tierra, como el profeta Isaías predijo: “Alzará un estandarte ante las naciones, reunirá a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Judá de los cuatro confines de la tierra” (11:12).

Puentes para La Paz está colaborando con Dios ayudando a traerlos a casa, dándoles la bienvenida a Israel con regalos prácticos y alimentándolos por un año mientras se establecen; todo esto mientras se les anima con tarjetas, sonrisas, consejos y se les bendice en el nombre del Señor.

¿Nos ayudarías? Necesitamos más patrocinadores para nuestro Programa de Adopción. Deseamos que más inmigrantes sepan que “creemos en ellos” y que creemos en el Dios que los trajo de vuelta a casa a Israel.

Los patrocinadores se comprometen con un regalo mensual de $65 USD durante un año. Según la necesidad de la familia más de un patrocinador se vincula con ella permitiéndonos proveerle comida, transporte y otras necesidades que enfrentan. Ofrendas de “única ocasión” también son grandemente apreciadas.

Colaborando junto con Dios, Rebecca J. Brimmer
Presidenta Ejecutiva Internacional.

Traducido por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos