Arabia Saudita: Nosotros también estamos hartos de los palestinos

octubre 17, 2020
Print Friendly, PDF & Email

Príncipe saudí Bandar ben Sultán ben Abdulaziz

El ataque mordaz y sin precedentes del Príncipe saudí Bandar bin Sultan bin Abdulaziz contra el liderazgo palestino, durante una entrevista transmitida por la televisión saudí Al-Arabiya el 6 de octubre, suma a Arabia Saudita y sus ciudadanos a la creciente lista de árabes que consideran a los palestinos como “ingratos”.

Bandar acusó a los palestinos de coquetear con los enemigos de Arabia Saudita: Irán y Turquía; y los criticó por acusar a los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin de traición, por acceder a establecer relaciones con Israel. También acusó a los palestinos de “ingratitud y falta de lealtad” hacia Arabia Saudita y otros países árabes que los han apoyado durante décadas.

Después de la entrevista, muchos saudíes y otros ciudadanos de países del Golfo expresaron su apoyo a las críticas del Príncipe Bandar bin Abdulaziz a los palestinos; y algunos dijeron que ha llegado el momento de un nuevo liderazgo palestino, que priorice los intereses de su pueblo y no se embolse la ayuda financiera que les envían los países árabes y Occidente.

<<Creo que ha llegado el momento de formar un comité árabe permanente bajo el paraguas de la Liga Árabe, para gestionar la cuestión palestina y mantener un diálogo cara a cara con Israel>>, dijo el columnista y analista político emiratí Abdullah Nasser Al-Otaibi. <<Hoy, después de esta charla tan reveladora y franca [del príncipe saudí], creo firmemente en la necesidad de que los árabes encuentren una manera de gestionar el problema palestino>>.

Al-Otaibi es uno de varios comentaristas árabes que han hablado recientemente sobre la necesidad de que los países árabes tomen el asunto en sus propias manos, y traten de resolver el conflicto árabe-israelí sin involucrar al liderazgo palestino, corrupto y fallido. Esta es una exigencia que ningún árabe se ha atrevido a hacer en las últimas décadas; y demuestra que un número creciente de árabes, cree que no puede haber solución para el conflicto árabe-israelí mientras el actual liderazgo palestino permanezca en el poder.

El analista político saudí Fahim Al-Hamid señaló que durante las últimas décadas, los palestinos han perdido muchas oportunidades para encontrar una solución a su conflicto con Israel.

Refiriéndose a la lucha por el poder en curso, entre la facción palestina gobernante Fatah en Cisjordania [Judea y Samaria] y Jamás, en la Franja de Gaza; Al-Hamid acusó a las dos partes de «tráficar» en la cuestión palestina.

<<Cuando Israel se retiró de la Franja de Gaza en 2005, los palestinos pudieron aprovechar la oportunidad para lograr avances notorios>>, escribió. <<Jamás sin embargo se negó a unir a los palestinos y sentó las bases para el comienzo de la división entre los palestinos. Jamás buscó recaudar fondos procedentes de Turquía, Qatar e Irán para este fin>>.

Elogiando las declaraciones del Príncipe Bandar, Al-Hamid agregó:

<<Es lamentable que nuestros hermanos palestinos hayan estado negociando el tema durante más de 60 años y hayan insistido en no comprometerse, en sabotear las negociaciones, y en rechazar todas las iniciativas de paz. Se acabó el tiempo de estar traficando con las preocupaciones y necesidades del pueblo palestino. El interés de la gente en Gaza y Cisjordania requiere la intervención de árabes racionales, con quienes se pueda lograr una paz integral en la región>>.

El columnista saudí Mohamed al Said , acusó a los palestinos de insultar a Arabia Saudita quemando su bandera y fotografías, de sus líderes; y publicando caricaturas ofensivas en los medios de comunicación, dirigidos por miembros de Fatah y Jamás.

Al-Said agregó: <<… Los palestinos deben ser conscientes de que el estado de ánimo popular en las calles saudíes, ya no puede tolerar estos abusos. El liderazgo palestino debe adoptar una posición racional antes de perder el apoyo de Arabia Saudita>>.

El analista político saudí Abdel Rahman al-Mulhem, elogió al príncipe saudí por exponer los fracasos del liderazgo palestino. <<Las máscaras han caído y la verdad ha sido revelada>>, escribió Al-Mulhem. <<Los líderes palestinos podrían haber terminado con la tragedia del pueblo palestino al aceptar la Resolución 242 de las Naciones Unidas>>, dijo, refiriéndose a la resolución de 1967 que hablaba de «la necesidad de trabajar por una paz justa y duradera en la que todos los Estados de la zona puedan vivir en seguridad y paz, dentro de límites reconocidos, libres de amenazas o actos de fuerza».

Al-Mulhem dijo que estaba totalmente de acuerdo con la afirmación del príncipe saudí, de que los líderes palestinos no quieren poner fin al conflicto con Israel porque quieren preservar sus intereses personales, y agregó:

<<Los líderes palestinos perdieron muchas oportunidades que podrían haber terminado con el conflicto palestino-israelí, pero desperdiciaron estas oportunidades para poder continuar comerciando con el problema palestino… >>.

Al comentar sobre las declaraciones del príncipe saudí acerca de la corrupción y la ineptitud del liderazgo palestino, Fahd Al-Shoqiran, un investigador y columnista saudí; escribió que a los palestinos “se les debe recordar que los cientos de miles de millones de dólares que sus líderes recibieron, para apoyar su causa desde Arabia Saudita, a lo largo de su historia; fueron capaces de construir las enormes ciudades palestinas”.

En cambio, dijo Al-Shoqiran, que los líderes palestinos usaron el dinero para comprar aviones privados y edificios lujosos en Europa y Estados Unidos. <<Para los líderes palestinos, la cuestión palestina es solo un proyecto de inversión que genera enormes ganancias>>, declaró.

<<Es por eso que la conversación sobre la necesidad de un liderazgo político alternativo y eficiente, les provoca pánico. El discurso del príncipe fue… una llamada de atención. Las cosas han cambiado y quien quiera una solución, debe buscar formas de lograrla>>.

Mientras tanto, los líderes palestinos parecen tener miedo de responder a las graves acusaciones formuladas por el Príncipe Bandar bin Abdulaziz.

Estos líderes no han enviado a su gente a las calles a quemar banderas saudíes en protesta por las críticas hechas por el príncipe y otros saudíes. El Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas y sus funcionarios, saben muy bien que a diferencia de los Emiratos Árabes Unidos o Bahrein, Arabia Saudita es un país grande y extremadamente poderoso. También saben, que perder el apoyo de Arabia Saudita significaría, perder el respaldo de varios otros países árabes estrechamente asociados con el reino.

El último ataque de los medios saudíes contra los palestinos podría verse como un preludio, para que Arabia Saudita siga el ejemplo de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein; al establecer relaciones con Israel. Mientras tanto, lo que es evidente es que en lo que respecta a Arabia Saudita, los palestinos están parados sobre una “base de hielo delgada y frágil”. De hecho, podrían un día despertarse para descubrir que el “hielo” se está derritiendo, en todo el mundo árabe.

Escrito por: Khaled Abu Toameh ~ Instituto Gatestone

Khaled Abu Toameh es un periodista galardonado, con sede en Jerusalén y es miembro de periodismo Shillman en el Instituto Gatestone.

 

Traducido y adaptado por Chuy González – Voluntario en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispano

 

Publicado en octubre 17, 2020

Fuente: Porciones de un artículo por Khaled Abu Toameh, originalmente publicado por Gatestone Institute el 12 de octubre de 2020. (El vocabulario respecto al tiempo ha sido modificado para reflejarse en nuestra publicación del día de hoy). Puedes ver el artículo original en este link.

Fotografía por: Tribes of the World/flickr.com

Fotografía con licencia: Flickr