Sucot – la Época del Gozo

octubre 9, 2017
Print Friendly, PDF & Email

Sucá típico

El ritmo de vida en la Tierra Prometida es gobernado por un ciclo de fiestas anuales, días separados en el calendario israelí para celebrar lo que Levíticos 23:1 describe como “las fiestas del Señor.” Algunas fiestas son solemnes, dedicadas al arrepentimiento y la re-dedicación a Dios. Otras son gozosas celebraciones del poder, el cuidado, el amor y la fidelidad de Dios. La fiesta de siete días de Sucot es una fiesta alegre que se conoce como “la época del gozo.”

La fiesta de Sucot comenzó este año en la víspera del 4 de octubre y termina el 11 de octubre, una semana de gozo para el pueblo de Israel, según las instrucciones específicas de Dios en Levítico 23:40, que dice: “…y se alegrarán delante del SEÑOR su Dios por siete días.

Sucot, o la Fiesta de los Tabernáculos, es la séptima y última fiesta dada a Israel en la Torá. Es la última de las tres fiestas de peregrinaje en que todo hombre israelita debería viajar a Jerusalén para presentarse delante del Señor en el Templo.

El nombre de Sucot es el término plural de sucá, palabra hebrea para tabernáculo o tienda. (Algunas traducciones al español usan el término “cabaña,” pero eso da la impresión de una sólida casa de madera, que es incorrecto.) Las instrucciones para celebrar la fiesta de Sucot son claras: “Habitarán en tabernáculos por siete días; todo nativo de Israel vivirá en tabernáculos, para que sus generaciones sepan que Yo hice habitar en tabernáculos a los Israelitas cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo soy el SEÑOR su Dios” (Levítico 23:42-43).

Hoy día, sobre tres mil años después del Éxodo desde Egipto, los descendientes de los que Dios sacó de allí continúan celebrando Sucot según las instrucciones del Todopoderoso. Los israelíes en todas partes de Israel construyen habitaciones temporeras fuera de sus casas, ya sea en sus patios o en sus balcones.

Esas habitaciones temporeras, o sucot, pueden ser construidos con un marco sencillo de madera o metal, según explica Rebecca Brimmer, Presidenta Ejecutiva de Puentes para la Paz. Luego cuelgan sábanas o frazadas sobre el marco para formar paredes. Sin embargo, el techo debe consistir en ramas de árboles frondosos con suficiente espacio entre las hojas para permitir que las estrellas se puedan observar. Las familias toman mucho cuidado en la construcción de su sucá, y decoran el interior con cuadros enmarcados, banderas, flores, frutas y otras cosas hechas a mano.

Durante los siete días de Sucot, el pueblo judío vive en esas habitaciones temporeras, cenando bajo las estrellas, compartiendo con seres queridos e incluso durmiendo en sus frágiles estructuras, así como lo hicieron sus ancestros en el desierto.

Mientras se encuentran en la sucá, las familias narran la historia del Éxodo, recuentan su victoria con gran gozo, canto y danza, y recuerdan la fidelidad de Dios en proveer a las necesidades de sus ancestros durante los 40 años en el desierto. De esta manera, Brimmer comenta, Sucot “les recuerda su transición entre la esclavitud y la libertad.”

Los millones de sucot construidos por todo Israel también sirven para recordarles que el hombre es una criatura frágil, totalmente dependiente de la protección y provisión de Dios.

MOTIVO DE ORACIÓN: Regocíjese con el pueblo judío mientras ellos separan este tiempo para observar la fiesta de Sucot. El Señor no cambia, y Él sigue siendo fiel con Su pueblo Israel.

VERSO BÍBLICO: “El SEÑOR habló a Moisés…‘Estas son las fiestas señaladas por el SEÑOR, santas convocaciones que ustedes proclamarán en las fechas señaladas para ellas’” (Levítico 23:1, 4).

 

Traducido por Teri S. Riddering
Coordinadora PPP Centro de Recursos Hispanos

Publicado en octubre 9, 2017

Fuente: Porciones de un artículo por Ilse Posselt, Bridges for Peace, 4 de octubre de 2017

Fotografía por: Zachi Evenor/wikimedia.org

Fotografía con licencia: Wikimedia