NOTICIAS
×

Debit/Credit Payment

Credit/Debit/Bank Transfer

Se encuentra grabado bíblico del ‘Bálsamo de Galaad’ en un sello de 2,000 años de antigüedad en Jerusalén

octubre 24, 2021
Print Friendly, PDF & Email

En octubre de 2021 se encontró en Jerusalén un sello de amatista de 2,000 años de antigüedad con un grabado que representa el ‘Bálsamo de Galaad’, o la planta bíblica del caqui.

La Autoridad de Antigüedades de Israel [AAI] anunció el jueves el descubrimiento en el este de Jerusalén de un antiguo sello de amatista, con la primera representación conocida de la planta conocida como ‘Bálsamo de Galaad’.

El grabado en el sello de 2,000 años aparentemente retrata la planta bíblica del caqui —no relacionada con la fruta familiar del mismo nombre— utilizada durante el período del Segundo Templo como uno de los ingredientes más caros para producir incienso, perfume, medicinas y ungüentos, según la AAI.

La planta tenía muchos nombres, incluido el ‘caqui bíblico’, el ‘bosem o bálsamo’ y el ‘Bálsamo de Galaad’.

El sello fue encontrado durante excavaciones en el Parque Nacional Emek Tzurim a lo largo de los cimientos del Muro Occidental, en la Ciudad Antigua de Jerusalén.  

La amatista de forma ovalada, con un orificio para la inserción de un alambre de metal para usar como anillo, mide 10 mm (.38 pulgadas) de largo, 5 mm (.19 pulgadas) de ancho y 7 mm (.27 pulgadas) de grosor.

«Este es un hallazgo importante, porque puede ser la primera vez que se descubre un sello en todo el mundo con un grabado de la preciosa y famosa planta, que hasta ahora solo podíamos leer en descripciones históricas», dijo el arqueólogo Eli Shukron, quien dirigió la excavación en nombre de la AAI y la Ciudad de David.

Shukron, junto con los investigadores Shua Amorai-Stark y Malka Hershkovitz, caracterizan los grabados en el sello como un pájaro, probablemente una paloma, y una rama con cinco piezas de fruta. Después de examinar los grabados, dijeron que creen que este último es la planta de perfume del caqui mencionada en la Biblia, el Talmud [comentario rabínico sobre la tradición judía y las Escrituras hebreas] y varias fuentes históricas.

«Hacia el final del período del Segundo Templo, el uso de sellos de piedra se expandió y se volvió más común, pero la mayoría de los sellos descubiertos hasta ahora con grabados de plantas eran de… vides, dátiles y aceitunas», dijo Amorai-Stark, señalando que la fruta grabada en la piedra de amatista «no se parece a ninguna de las que hayamos encontrado hasta la fecha».

«La planta de bálsamo es un símbolo positivo», explicó Shukron, «porque se le atribuyeron propiedades mágicas y ceremoniales».

Amorai-Stark dijo: «La paloma es también un motivo positivo en el mundo helenístico, romano y judío, que simboliza la riqueza, la felicidad, la bondad y el éxito».   

Al señalar que el grabado en el sello da fe de la identidad de la persona que usó el anillo, Amorai-Stark dijo que «si de hecho es el famoso y caro caqui bíblico, entonces es probable que el dueño del sello fuera un judío con recursos, ya que el la producción y el comercio que tenían lugar alrededor de la planta del caqui estaban estrictamente controlados en ese momento por los judíos que vivían en la cuenca del mar Salado [mar Muerto], donde se cultivaba la fruta».

Amorai-Stark evaluó que el dueño del sello era el dueño de un huerto de caquis, «y cuando llegó al artesano que le hizo el anillo, pudo haber traído una rama de caqui, para que el artesano supiera lo qué tallar en la piedra».

Shukron concluyó que hallazgos como este «nos permiten echar un vistazo a la vida cotidiana de las personas que vivieron en los días del Segundo Templo, los días de gloria de Jerusalén».

 

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en octubre 24, 2021

Fuente: Un artículo originalmente publicado por Jewish News Syndicate el 21 de octubre de 2021. (El vocabulario respecto al tiempo ha sido modificado para reflejarse en nuestra publicación del día de hoy). Puedes ver el artículo original en este link.

Fotografía por: Eliyahu Yanai/City of David/JNS.org