×

Debit/Credit Payment

Credit/Debit/Bank Transfer

Rusia dispara por primera vez contra aviones israelíes en Siria

mayo 18, 2022
Print Friendly, PDF & Email

Avión de combate israelí (fotografía representativa)

Por primera vez, Rusia supuestamente disparó su avanzada batería de misiles tierra-aire S-300 contra aviones de la Fuerza Aérea Israelí (IAF) durante un supuesto ataque israelí contra objetivos vinculados a Irán en Siria la semana pasada, informó Channel 13 News.

Poco después de las 11:00 p.m. el viernes por la noche, la IAF aparentemente golpeó múltiples objetivos, incluido un depósito de armas y otros «sitios iraníes», cerca de la ciudad de Masyaf en el noroeste de Siria, una zona conocida como un semillero para fuerzas y milicias iraníes operando con direcciones de Teherán, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en el Reino Unido.

Según los medios sirios, seis personas murieron en el ataque, todos miembros de la tripulación de un sistema de defensa aérea Pantsir que intentó derribar los aviones de combate israelíes. Las imágenes satelitales del sitio bombardeado —una aparente instalación subterránea con una entrada y túneles subterráneos— muestran la estructura completamente destruida.

Sin embargo, nada de esto constituye una noticia controvertida. Este es, después de todo, el segundo supuesto ataque israelí en Siria en tres días. Y aunque Israel rara vez reconoce tales acusaciones, los poderes fácticos en Jerusalén han admitido en numerosas ocasiones que el estado judío a menudo opera en el espacio aéreo sirio para evitar que Irán atrinchere sus fuerzas de combate en la puerta de Israel y para detener las armas que cambian el juego de ser transferido de Irán a través del país devastado por la guerra a la organización terrorista libanesa Jizbolá. De hecho, si las acusaciones son ciertas, Israel incluso ha atacado el área de Masyaf en varias ocasiones en el pasado, la más reciente el mes pasado.

Lo que distingue al ataque del viernes por la noche es que, por primera vez, Rusia —el controlador de los cielos sirios— no hizo la vista gorda ante los aviones israelíes que lanzaban bombas sobre objetivos iraníes bajo su vigilancia. Por primera vez, Moscú aparentemente tenía los aviones de combate de Jerusalén en la mira.

Según las noticias del Canal 12, la batería S-300 de última generación disparó una serie de misiles al aire, pero el radar no se fijó en los aviones israelíes y, por lo tanto, no constituyó una amenaza. Sin embargo, la falla de encendido no constituye una falla operativa por parte de Moscú. De hecho, derribar los aviones de guerra probablemente nunca fue el objetivo de Rusia.

Moscú se enfrenta a Jerusalén en los cielos de Siria para comunicar un mensaje del Kremlin de que Rusia está irritada con Israel. ¿La razón? Ucrania.

Israel ha hecho un esfuerzo dedicado para mantenerse alejado del conflicto, y por una buena razón. Jerusalén es uno de los únicos países que mantiene estrechas relaciones tanto con Kiev como con Moscú. Israel es el hogar de poblaciones significativas de judíos ucranianos y rusos que hicieron aliá (emigraron a Israel). Además, también hay importantes poblaciones judías que viven en Ucrania y Rusia de las que Israel, como estado judío, se siente responsable.

Sin embargo, quizás el principal motivador detrás de que Jerusalén esté en la cuerda floja diplomática entre Kiev y Moscú es que Israel quiere mantener la libertad de actuar en Siria contra el archienemigo Irán y sus representantes terroristas. Y la decisión de si Israel retiene o pierde esa libertad recae en Rusia.

Sin embargo, en las últimas semanas se ha visto un deterioro de los lazos entre el Kremlin y el Knéset (Parlamento). En marzo, Israel se unió a otros 140 estados miembros de la Asamblea General de la ONU para adoptar una resolución que critica la invasión rusa de Ucrania y exige que Moscú retire sus fuerzas militares del suelo de su vecino soberano de inmediato.

Además, el mes pasado Jerusalén dijo que proporcionaría cascos y chalecos antibalas a los servicios civiles de emergencia en Ucrania, después de meses de negarse a ayudar a Kiev con armas o equipo defensivo. El Ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, también se ha pronunciado en varias ocasiones contra la acción rusa en Ucrania, en particular acusando explícitamente a Moscú de crímenes de guerra.

Quizás el punto de quiebre se produjo hace dos semanas cuando el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, trató de justificar la invasión de Ucrania por parte de Moscú, un país dirigido por un presidente judío elegido democráticamente, como un valiente intento de desnazificar a su vecino soberano al afirmar que «Hitler …tenía sangre judía. Algunos de los peores antisemitas son judíos».

La declaración de Lavrov fue recibida por una tormenta de condenas de Israel junto con rumores de que Rusia cruzó la línea, infligiendo un daño irreparable a sus relaciones con Israel.

Lavrov devolvió el golpe rápidamente, acusando a Israel de apoyar «al régimen neonazi en Kiev».

La primera señal de que las relaciones entre Jerusalén y Moscú no son lo que eran se produjo la semana pasada cuando, según informes, Rusia hizo la vista gorda ante las transferencias sirias e iraníes de armas de fabricación rusa a las ansiosas manos de Jizbolá.

Y luego llegaron los S-300 rusos del viernes por la noche contra aviones israelíes por primera vez.

¿Podría ser este un nuevo precedente dramático, que señala una nueva era en la que Moscú ya no permitirá que Jerusalén actúe contra Irán en Siria, dando así a los mulás rienda suelta en el patio trasero de Israel? ¿El viernes por la noche apunta a un cambio significativo en la actitud de Moscú hacia Israel?

Tal vez tengamos que esperar hasta la próxima vez que los aviones de combate de la IAF se dirijan a Siria para averiguarlo.

 

ENFOQUE DE ORACIÓN: Llevemos la precaria posición diplomática de Israel ante el Señor, pidiéndole una resolución que no permita a Rusia mantener a Israel como rehén por la capacidad de Jerusalén de actuar para mantener seguros a sus ciudadanos y fronteras. También, pidámosle al Señor que ponga un cerco de protección alrededor de los valientes hombres y mujeres que protegen al pueblo que Él llama la niña de Sus ojos (Za 2:8).

VERSO BÍBLICO: Diré yo al Señor: «Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios, en quien confío». Porque Él te libra del lazo del cazador y de la pestilencia mortal. Con Sus plumas te cubre, y bajo Sus alas hallas refugio”.

– Sal 91:2-4a NBLA

 

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz

 

Publicado en mayo 18, 2022

Fuente: Un artículo por Ilse Strauss, originalmente publicado por Bridges for Peace (Puentes para la Paz), el 17 de mayo de 2022.

Fotografía por: Israel Defense Forces/flickr.com

Fotografía con licencia: Flickr