¿Por qué se puede culpar a Israel por el frustrar de las elecciones palestinas?

mayo 1, 2021
Print Friendly, PDF & Email

Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas

Se espera que durante su discurso el día de hoy, el presidente de la Autoridad Palestina (AP) y jefe de Fatah (principal partido político palestino laico), Mahmoud Abbas; anuncie la cancelación de las elecciones legislativas palestinas del próximo 22 de mayo. Serán las primeras en 15 años. Según los informes, Abbas, de 85 años, ya notificó su decisión a la Unión Europea, a Jordania y a Egipto.

Abbas afirma que no tenía otra opción en el asunto, culpando directamente a Israel por “sabotear supuestamente la votación”. Los expertos de todos los ámbitos ven la excusa por lo que es: “un pretexto que le da a Abbas una salida semi-honorable” de una elección que seguramente perderá ante el archienemigo Jamás; los gobernantes de facto de la Franja de Gaza. Sin embargo, en lugar de responsabilizar al presidente de la Autoridad Palestina por la enésima elección palestina rechazada en una década y media, Jamás está siguiendo el ejemplo de Abbas y culpando también a Israel.

Pero, ¿por qué la escasez de elecciones? ¿Y por qué la amarga animosidad entre dos partidos palestinos que, a todas luces, deberían centrarse en el objetivo común de “servir al pueblo palestino”?

La política palestina es conocida por una serie de actores y partidos, que funcionan en una línea desconcertante de alianzas, coaliciones, disputas y enfrentamientos. Tras la muerte de Yasser Arafat, entonces presidente de la Autoridad Palestina (la entidad autónoma palestina instituida por los Acuerdos de Oslo y el “gobierno” oficial de los palestinos) y líder de Fatah; el cetro del liderazgo pasó a Abbas por defacto: simplemente porque Arafat no tenía plan de sucesión.

Poco después de la muerte de éste, el pueblo palestino acudió a las urnas para elegir un presidente y eligió a Abbas, para un mandato de cuatro años. Su control absoluto del poder fue de corta duración. Un año después, los palestinos volvieron a acudir a las urnas y en esta ocasión para elegir un parlamento. En lugar de votar por el partido político de Abbas: “Fatah”, la votación se inclinó para la organización terrorista de Jamás.

Abbas, se paró sobre los talones y se negó a asociarse con el parlamento mayoritario recién elegido de Jamás, para gobernar a los palestinos. Jamás orquestó rápidamente un golpe y tomó el control de la franja de Gaza, asesinando a varios funcionarios de Fatah y expulsando al resto. Los sobrevivientes huyeron al bastión de Fatah en Judea y Samaria, donde Abbas hasta hoy, continúa gobernando a 2.5 millones de palestinos; mientras que Jamás empezaba y continúa su dominio sobre los 2 millones de palestinos en Gaza.

¿Cuál es el resultado? No hay elecciones palestinas desde 2006, solo un gobierno corrupto hasta la médula; un grupo terrorista popular que gobierna el enclave costero; y un dictador envejecido que cumple 16 años de un mandato de cuatro años.

Un Abbas, cada vez mas impopular anunció el pasado enero, que las primeras elecciones legislativas palestinas desde 2006 se llevarían a cabo el 22 de mayo, y las elecciones presidenciales seguirían el 31 de julio.

Los que estaban al tanto, descartaron el anuncio como un truco publicitario para mejorar la reputación de Abbas, que se desplomaba. Después de todo, esta no fue la primera vez que Fatah anunció que dejaría de lado sus diferencias con Jamás para brindar al pueblo palestino la oportunidad de votar. Y esta no fue la primera vez que Abbas proclamó una elección, y luego se echó atrás rápidamente en su promesa.

Sin embargo, a medida que se acercaba este 22 de mayo sin señales de que Abbas fuese a negar la oportunidad de votar; los palestinos se atrevieron a tener esperanzas, pero esas esperanzas se vieron frustradas la semana pasada cuando se supo que Abbas, planeaba posponer la votación una vez más.

Abbas reiteró el aplazamiento durante una reunión del Comité Central de Fatah el lunes. ¿Su razón? Según el presidente de la Autoridad Palestina, 6,300 residentes del este de Jerusalén; ciudad que Israel considera como su capital unificada; no podrían emitir su voto en las elecciones palestinas y, sin su participación, “las elecciones no pueden seguir adelante”.

Pongamos el problema en perspectiva. La comisión electoral palestina indicó que 150,000 votantes que viven en las afueras del este de Jerusalén, son libres de votar; mientras que 6,300 constituyen boletas simbólicas dentro de la ciudad que está bajo supervisión israelí, informa el Times of Israel.

Entonces, ¿por qué Abbas basa la perspectiva de las primeras elecciones palestinas en 15 años, en votaciones simbólicas? Sencillo. El impopular presidente de la Autoridad Palestina teme sufrir una pérdida humillante, en una votación, similar a la votación de 2006; y sus temores no son infundados.

Una encuesta reciente realizada por canal 13 en la televisión israelí, indicó que la popularidad de Jamás aumentó en un 32% desde 2006, de palestinos apoyando al grupo terrorista; mientras que solo el 17% respalda al Fatah de Abbas. Según la encuesta, el futuro presidente de la Autoridad Palestina también vendría de las filas de Jamás, con un 28% de respaldo a su líder Ismail Haniyeh, mientras que solo un insignificante 11% apoyaría a Abbas.

Jamás, casi aseguró la victoria y está ansioso por seguir adelante con las elecciones del 22 de mayo; y difícilmente puede mostrarse ajeno al motivo de Abbas para la cancelación. Sin embargo, el grupo terrorista opta por también culpar a Israel, a pesar de que Jerusalén ha dejado en claro que considera las elecciones, como un problema interno en la Autoridad Palestina y no tiene intenciones de intervenir o interferir; dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Con el 22 de mayo acercándose rápidamente y las amenazas de un torrente de ira de Jamás contra Israel cada vez más eminentes, las Fuerzas de Defensa de Israel se están preparando para un posible aumento de la violencia, en la ya tensa frontera con Gaza. Por su parte, Abbas ha ordenado que los servicios de seguridad palestinos estén en alerta en Judea y Samaria.

Cuando todo esté dicho y hecho, quizás suenen fuertemente las palabras del periodista árabe israelí veterano: Khaled Abu Toameh; que resumió con toda claridad la situación escribiendo: “Un liderazgo pasional siempre ha sido la tragedia principal de los palestinos”.

 

Traducido por Pablo González –Voluntario en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en mayo 1, 2021

Fuente: Un artículo por Ilse Strauss, originalmente publicado por Bridges for Peace (Puentes para la Paz), el 29 de abril de 2021.

Fotografía por: UN Photo/Jean-Marc Ferré/flickr.com

Fotografía con licencia: Flickr