Palestinos: víctimas de un país árabe

enero 25, 2021
Print Friendly, PDF & Email

1,797 palestinos están detenidos en prisiones controladas por el régimen del Presidente sirio Bashar al-Assad (fotografía representativa).

Mientras los líderes palestinos condenan a Israel casi a diario, siguen ignorando el sufrimiento continuo de los palestinos que viven en varios países árabes, especialmente en Siria.

Desde el comienzo de la guerra civil en Siria en 2011, han muerto 4,048 palestinos , pero los líderes palestinos apenas parecen darse cuenta. Otros 333 palestinos han desaparecido, mientras que 1,797 están recluidos en prisiones controladas por el régimen del Presidente sirio Bashar al-Assad.

Como la mayoría de los países árabes, Siria niega la ciudadanía a los palestinos. Los niños nacidos en Siria de padres que son ciudadanos palestinos se consideran palestinos, no ciudadanos sirios.

Los líderes palestinos que se reúnen periódicamente en la ciudad de Cisjordania [Judea y Samaria] ‘Ramala’ rara vez discuten la tragedia que está sufriendo su pueblo en Siria.

Del mismo modo, los líderes de Jamás en la Franja de Gaza, que disfrutan dar entrevistas a los medios, parecen ajenos a la existencia de palestinos en Siria.

Los líderes palestinos no ven ningún mal o maldad cuando su gente está siendo asesinada, herida, desplazada, arrestada y torturada en un país árabe. La atención de estos líderes se centra únicamente en Israel, al que denuncian día y noche, no solo por lo que hace, sino también por lo que no hace.

La Autoridad Palestina [AP] y Jamás ahora están condenando a Israel por llevar a cabo trabajos de renovación en la Plaza del Muro Occidental debajo del Monte del Templo, el sitio más sagrado del mundo para el pueblo judío, en la Ciudad Antigua de Jerusalén. La AP y Jamás están haciendo la afirmación surrealista de que “Israel está tratando de convertir el Muro Occidental en un sitio judío”, siendo que dicho muro realmente es todo lo que queda del Segundo Templo de los judíos, destruido por legiones romanas en el año 70 d.C.

Recientemente, algunos funcionarios palestinos trataron de desviar la atención de su incapacidad para proporcionar rápidamente vacunas contra el coronavirus a su pueblo, argumentando que era el “deber” de Israel comprar las dosis y distribuirlas a los palestinos. Su argumento se hizo incluso cuando el liderazgo palestino dijo que estaba buscando obtener las vacunas de cuatro empresas, con la ayuda de la comunidad internacional. Es importante señalar que los palestinos nunca se acercaron a Israel con una solicitud formal para suministrarles vacunas.

Las principales víctimas de esta obsesión contra Israel son los palestinos que viven en Siria, cuyos pedidos diarios de ayuda parecen no llegar a los oídos del Presidente de la AP, Mahmoud Abbas, o de los líderes de Jamás en la Franja de Gaza, Qatar y Turquía.

Las organizaciones palestinas de derechos humanos en Cisjordania [Judea y Samaria] y la Franja de Gaza, así como los grupos “pro-palestinos” de todo el mundo, también guardan silencio sobre las catastróficas violaciones de derechos humanos de los palestinos en Siria. Las voces de estas organizaciones y grupos se alzan solo cuando tienen algo malo que decir sobre Israel.

Aquí hay algunas cifras de Siria con las que los líderes palestinos, las organizaciones de derechos humanos y los grupos “pro-palestinos” en EE. UU. y Europa no se sienten cómodos al hablar de ellas: el 40% de los palestinos en Siria han sido desplazados desde el comienzo de la guerra civil; y el 91% de sus familias viven en la pobreza absoluta.

Estas estadísticas aparecen en un informe de enero de 2020, publicado por el ‘Grupo de Acción para los Palestinos de Siria’ (AGPS, por sus siglas en inglés), un grupo de vigilancia de los derechos humanos con sede en Londres, que monitorea la situación de los refugiados palestinos en la Siria devastada por la guerra.

Refiriéndose al deterioro de la seguridad y las condiciones económicas de los palestinos allí, el informe de la AGPS, titulado “Víctimas palestinas de la destrucción”, habla sobre el surgimiento del «trabajo femenino e infantil, la mendicidad, la búsqueda de comida en contenedores de basura y la deserción escolar».

El informe revela que, al mismo tiempo, miles de palestinos continúan huyendo al Líbano, Turquía, Libia y Egipto. A su llegada a estos países, muchos palestinos son arrestados o son víctimas de extorsión por parte de contrabandistas y traficantes de personas.

Durante el 2020, muchos palestinos fueron asesinados por los servicios de seguridad sirios. El informe de la AGPS reveló que desde 2011, en varios centros de detención sirios, al menos 620 palestinos han sido torturados hasta la muerte.

El informe también encontró que, además de los asesinatos, las autoridades sirias también han confiscado las casas y propiedades de muchos refugiados palestinos. Aunque los combates entre el ejército sirio y los grupos de oposición en el campo de refugiados palestinos de Yarmouk (cerca de Damasco) terminaron hace dos años, solo se ha permitido a 435 familias regresar a sus hogares.

Según la ‘Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina’ (UNRWA, por sus siglas en inglés), Yarmouk albergaba a aproximadamente 160,000 refugiados palestinos antes del estallido de la guerra civil en Siria hace 10 años. UNRWA escribió: «En diciembre de 2012, estallaron feroces enfrentamientos en Yarmouk, que causaron numerosas víctimas civiles, graves daños a la propiedad y el desplazamiento de miles de palestinos y sirios. Ahora el campo está en gran parte destruido y contiene sólo unas pocas docenas de familias. Se trata en su mayoría de refugiados palestinos ancianos».

¿Qué están haciendo los líderes palestinos para ayudar a los cientos de miles de palestinos que aún viven en Siria? Esencialmente nada. Están tan ocupados incitando a la violencia contra Israel que se han olvidado de su pueblo.

El 9 de enero, Abbas entró en el 17º año de su mandato de cuatro años. Está volviendo a hablar de su deseo de celebrar nuevas elecciones. Esta farsa se juega al menos una o dos veces al año para que la gente crea que realmente quiere elecciones.

Es difícil ver cómo las elecciones ayudarían a los palestinos de Siria (que de todos modos no participarían en ellas). Las elecciones palestinas pueden hacer felices a algunas personas en la administración Biden y a la Unión Europea —aunque los palestinos podrían elegir nuevamente al grupo terrorista Jamás— pero para los palestinos nada cambiará, definitivamente no para aquellos que están siendo atacados casi a diario en Siria.

Los palestinos necesitan nuevos líderes que los guíen desde su antiguo pantano hacia un futuro de promesa y paz. Sin embargo, en las circunstancias actuales, no parece que esos líderes se puedan encontrar ni en Cisjordania ni en la Franja de Gaza.

Escrito por: Khaled Abu Toameh ~ Gatestone Institute 

Khaled Abu Toameh, es un periodista galardonado con sede en Jerusalén, es miembro de periodismo Shillman en el Instituto Gatestone.

 

ENFOQUE DE ORACIÓN: Oremos para que se haga la voluntad del Señor por los palestinos que sufren muerte, heridas, desplazamiento, arresto y tortura a manos de otros árabes en países como Siria. Clamemos al Señor que los líderes palestinos que se preocupan sinceramente por su propio pueblo y por el deseo de lograr la paz con Israel, sean encontrados y se les otorgue un lugar.

VERSO BÍBLICO: “Cual león rugiente y oso agresivo es el gobernante perverso sobre el pueblo pobre. Al príncipe que es gran opresor le falta entendimiento”.

Prov 28:15-16a NBLA

 

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en enero 25, 2021

Fuente:  Porciones de un artículo por Khaled Abu Toameh, originalmente publicado por Gatestone Institute el 21 de enero de 2021. (El vocabulario respecto al tiempo ha sido modificado para reflejarse en nuestra publicación del día de hoy). Puedes ver el artículo original en este link.

Fotografía por: Hédi Benyounes/unsplahs.com