Luna de Miel Con EE.UU. se Acabó para los Palestinos

agosto 21, 2017
Print Friendly, PDF & Email

Terrorista de Hamás al lado de niños en Gaza

La idea de persecución de paz suena maravillosa. Menos maravillosa, sin embargo, es la forma en que los palestinos “persiguen la paz.” Para sorpresa de nadie, los palestinos han regresado a su antigua costumbre de acusar a los Estados Unidos de favorecer a Israel. Mientras los representantes de EE.UU. se preparan para regresar al Medio Oriente, los palestinos dicen que…el compromiso de EE.UU. con la seguridad de Israel y su bienestar descalifica a Washington de ser un mediador, porque eso significa que favorece a Israel.

Los palestinos tienen una condición para poder aceptar a EE.UU. como mediador en su conflicto con Israel: que favorezca a los palestinos. Esa es la mentalidad palestina: “el que no está con nosotros, está contra nosotros.”

Según esa lógica palestina, el presidente Abbás y su Autoridad Palestina en la Margen Occidental creían que el nuevo presidente estadounidense se tragaría sus fabricaciones y quizás se uniría a su lado para destruir a Israel. En cierto momento, Abbás ordenó a sus ayudantes y portavoces que evitasen criticar a Trump o su administración con tal idea en mente.

No obstante, el tono de los palestinos ha cambiado en recientes semanas. Oficiales palestinos, diversas facciones y comentaristas políticos ya no esconden su desconfianza y desprecio hacia la administración de Trump. La “luna de miel” entre los palestinos y la administración de Trump se ha acabado.

Los palestinos se han despertado al hecho de que la Administración de Trump no piensa actuar como títere en su drama expansionista. Han comenzado a ver que EE.UU. no tiene la intención de forzar a Israel para que haga concesiones territoriales que arriesguen su seguridad. Para los palestinos, esa es suficiente evidencia de que no pueden confiar en la administración de Trump.

Los palestinos no están interesados en que EE.UU. actúe como un mediador justo en el conflicto con Israel. Ellos están interesados en que los estadounidenses y el resto del mundo imponga una solución a Israel donde se pongan en peligro su seguridad y sus intereses estratégicos y nacionales.

Ante esa desilusión palestina con la administración de Trump, ¿cómo recibirán ahora los palestinos a sus representantes? He aquí un posible escenario que espera a Greenblatt y Kushner cuando lleguen a Ramallah para realizar conversaciones con Abbás y sus líderes: verán protestas masivas.

Una coalición de varios grupos palestinos, llamada “Facciones Nacionales e Islámicas” (incluyendo la facción de Fatah, que pertenece a Abbás), emitió una declaración acusando a Trump de intentar presionar a los palestinos para que reanuden sus negociaciones de paz con Israel sin previas condiciones.

La declaración también acusó a la administración de Trump de “incitamiento” contra los palestinos y de permitir que Israel “robe” tierras palestinas. Además, la declaración acusó a EE.UU. de promover la idea de “paz económica,” criticando su enfoque sólo en su necesidad de mejorar las condiciones de vida de los palestinos.

También calificó como un “espejismo” la conversación de EE.UU. sobre desarrollar una “paz regional,” donde Israel y algunos países árabes puedan firmar acuerdos “tras las espaldas de los palestinos.”

Cegados por su odio hacia Israel, los palestinos llevan muchos años ignorando su economía y su futuro para alcanzar su verdadera meta, que es ver a Israel de rodillas, y luego removerlo de la faz de la tierra.

MOTIVO DE ORACIÓN: Dele gracias a Dios por este valiente reportero palestino que se atreve describir la situación tal y como es, y ore para que Dios lo proteja de cualquier represalia política. Además, ore para que Dios proteja al pueblo judío de estas claramente devastadoras intenciones.

VERSO BÍBLICO: “SEÑOR, guíame en Tu justicia por causa de mis enemigos; allana delante de mí Tu camino” (Salmo 5:8).

 

Traducido por Teri S. Riddering
Coordinadora PPP Centro de Recursos Hispanos

Publicado en agosto 21, 2017

Fuente: Porciones de un artículo por Bassam Tawil, Gatestone Institute, 15 de agosto de 2017

Fotografía por: IDFblog