×

PayPal

Credit/Debit/Bank Transfer

“Hasta el último judío”: Día de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto

abril 9, 2021
Print Friendly, PDF & Email

Jerusalén se detuvo cuando sonó la sirena a las 10:00 a.m.

El miércoles por la noche marcó el comienzo de un evento sombrío en Israel: Yom HaShoá, el Día de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto. Es un día solemne en el que el estado judío recuerda a los 6 millones de judíos exterminados en el Holocausto.

La bandera nacional de Israel que lleva la Estrella de David —el símbolo moderno de fuerza y orgullo que reemplazó a las degradantes estrellas amarillas que el pueblo judío se vio obligado a llevar bajo el régimen nazi— ondea este día a media asta para conmemorar el oscuro aniversario.

Cada año en Yom HaShoá, Israel brinda a la mayor cantidad posible de sobrevivientes una plataforma para compartir su historia y asegurarse de que el mundo recuerde lo que sucedió. Porque si el mundo recuerda las atrocidades de ese oscuro evento, hay una menor posibilidad de que la historia se repita.

A lo largo del día en Israel, se llevan a cabo ceremonias y las horribles historias se vuelven a contar y recordar. La ceremonia principal tiene lugar en Yad Vashem, el Centro Mundial de Conmemoración del Holocausto de Israel, a la que asisten dignatarios y líderes políticos y militares. El tema de este año es “Hasta el último judío”.

El Presidente Reuven Rivlin dijo en la ceremonia: «Mis queridos sobrevivientes del Holocausto, ciudadanos israelíes, la carga de la memoria que llevamos en nuestros corazones es un deber sagrado. Lo queramos o no, la memoria del Holocausto da forma a nuestra identidad como pueblo».

Rivlin agregó: «Nuestra memoria histórica requiere que sigamos aprendiendo y enseñando sobre el Holocausto».

La sobreviviente del Holocausto, Roza Bloch, también se paró ante la audiencia en Yad Vashem y habló en nombre de todos los sobrevivientes. Después de perder a casi toda su familia durante el Holocausto, Bloch dijo que regresó a su ciudad natal de Kovno, Lituania, para encontrar la ciudad “casi vacía de judíos”. Kovno había sido despojado de las escuelas hebreas, las sinagogas, los sonidos del hebreo y el yiddish, y del olor de las comidas del shabat [el sábado]. Bloch describió: «Un mundo entero había sido destruido».

«Quién hubiera creído entonces, en un período en el que estábamos separados de nuestros hijos y nuestros mayores, que tendríamos un estado fuerte e independiente; en el que los judíos podrían hablar y estudiar en hebreo con orgullo; en el que podemos educar a generaciones de bebés y niños en un estado judío, libremente y sin miedo», continuó Bloch; terminando con un llamado a la acción: «¡Como sobreviviente del Holocausto, le pido a toda la nación que no olviden! Que recuerden el Holocausto, el heroísmo del pueblo judío durante esta época oscura y la memoria de nuestros hermanos asesinados.

«Salimos del abismo; recuperamos nuestras fuerzas; y establecimos un país maravilloso, que nunca debemos dar por sentado».

Pero con más de 75 años transcurridos desde el final de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, Israel y el pueblo judío se enfrentan a un problema: cada año hay menos sobrevivientes del Holocausto para contar sus historias y la verdad sobre lo que sucedió.

Por lo tanto, el pueblo judío se enfrenta al problema de cómo garantizar que las generaciones futuras recuerden el Holocausto incluso después de que se hayan ido los últimos sobrevivientes.

Rivlin prometió: «Juntos, nos comprometimos a recordar el Holocausto y luchar contra el antisemitismo, el racismo, el odio y la deslegitimación —enemigos mortales, nacionales y extranjeros, que pueden derribar naciones, socavar la libertad y el espíritu humano—».

Quizás la parte más sombría del día ocurrió a las 10:00 a.m. [el jueves] cuando sonó una sirena durante dos minutos y todo se detuvo. Un hechizo solemne cayó sobre la tierra, mientras la bulliciosa calle se detuvo por completo mientras la gente hacía una pausa agachando su cabeza en memoria de los muertos. El tráfico congestionado se paró cuando los automóviles se detuvieron y los conductores salieron de sus vehículos poniéndose en pie con reverencia.

Los lugares de entretenimiento se mantuvieron cerrados durante todo el día, y en todas partes se transmitieron historias del Holocausto, recordando, recordando, recordando. Es importante para el pueblo judío, porque al recordar, pueden mantener su promesa: “Nunca más”.

 

ENFOQUE DE ORACIÓN: Levantemos a Israel y al pueblo judío en oración, oremos por la protección y bendición del Señor sobre ellos, y que algo tan terrible como el Holocausto jamás vuelva a suceder. Oremos para que se siga contando la verdad del Holocausto, incluso después de que se haya ido el último sobreviviente. Oremos por la paz y la protección de esta tierra, donde el pueblo elegido por Dios puede vivir en libertad.

VERSO BÍBLICO: “Oren ustedes por la paz de Jerusalén: «Sean prosperados los que te aman. Haya paz dentro de tus muros, y prosperidad en tus palacios». Por amor de mis hermanos y de mis amigos, diré ahora: «Sea la paz en ti». Por amor de la casa del Señor nuestro Dios procuraré tu bien”.

Sal 122:6-9 NBLA

 

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en abril 9, 2021

Fuente: Un artículo originalmente publicado por Kate Norman, Puentes para la Paz (Bridges for Peace), el 8 de abril de 2021.

Fotografía por: Jenna Solomon/bridgesforpeace.com