NOTICIAS
×

PayPal

Credit/Debit/Bank Transfer

Hallan huevo de gallina intacto de 1000 años en Israel

junio 14, 2021
Print Friendly, PDF & Email

La arqueóloga de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Alla Nagorsky, con el huevo de 1000 años que se encontró en la excavación.

Mientras excavaban un antiguo pozo negro que data del período islámico (hace unos 1000 años), los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel [AAI] en Yavne se sorprendieron al encontrar un huevo de gallina intacto.

Las excavaciones arqueológicas a gran escala, dirigidas por el Dr. Elie Haddad, Liat Nadav-Ziv y el Dr. Jon Seligman, han descubierto una extensa y diversa área industrial que data del período bizantino. Las excavaciones son parte del proyecto de expansión urbana de la Autoridad de Tierras de Israel en la ciudad.

El Dr. Lee Perry Gal de la AAI, un destacado experto en aves de corral en el mundo antiguo, dijo: «Se conocen fragmentos de cáscara de huevo de períodos anteriores, por ejemplo, en la Ciudad de David y en Cesarea y Apolonia, pero debido a la frágil cáscara de los huevos, casi no se han conservado huevos de gallina enteros. Incluso a nivel mundial, este es un hallazgo extremadamente raro. En las excavaciones arqueológicas, ocasionalmente encontramos antiguos huevos de avestruz, cuyas cáscaras más gruesas los conservan intactos».

La arqueóloga de la AAI, Alla Nagorsky, directora de excavación en el sitio donde se encontró el huevo agrega: «Incluso hoy, los huevos rara vez sobreviven por mucho tiempo en los cartones de los supermercados. ¡Es asombroso pensar que este es un hallazgo de hace 1000 años! La conservación única del huevo se debe evidentemente a las condiciones en las que estuvo durante siglos, enclavado en un pozo negro que contenía desechos humanos blandos que lo preservaron».

La avicultura se introdujo en Israel hace 2,300 años, durante los períodos helenístico y romano temprano. Durante el período islámico, desde el siglo VII d.C. en adelante, hubo una marcada disminución en el porcentaje de huesos de cerdo en los sitios de la región, lo que refleja la prohibición de comer cerdo.

El Dr. Perry Gal explica: «Las familias necesitaban un sustituto de proteína listo que no requiriera enfriamiento ni conservación, y lo encontraron en los huevos y la carne de pollo. Desafortunadamente, el huevo tenía una pequeña grieta en el fondo, por lo que la mayor parte del contenido se había filtrado. Solo quedó parte de la yema, que se está conservando para futuros análisis de ADN».

A pesar de la extrema precaución con la que se extrajo el huevo bajo la supervisión experimentada de un conservacionista, la cáscara del huevo —preservada entera por las inusuales condiciones anaeróbicas— estaba rota. En el laboratorio de productos orgánicos de la AAI, el conservacionista Ilan Naor restauró el huevo al estado en el que fue encontrado.

¿Cómo terminó el huevo en el pozo negro? Nunca sabremos. Curiosamente, se recuperaron otros hallazgos interesantes del mismo pozo que el huevo, incluidas tres muñecas de hueso típicas del período islámico utilizadas como juguetes hace unos 1000 años.

Traducido por Robin Orack – Voluntaria en Puentes para la Paz
Revisado por Raquel González – Coordinadora Centro de Recursos Hispanos

 

Publicado en junio 14, 2021

Fuente: Porciones de un artículo originalmente publicado por la Autoridad de Antigüedades de Israel de 2021. (El vocabulario respecto al tiempo ha sido modificado para reflejarse en nuestra publicación del día de hoy). 

Fotografía por: Assaf Peretz, Israel Antiquities Authority