Furia

noviembre 15, 2015
Print Friendly, PDF & Email

Ha estallado una ola de violencia enfurecida en Israel por parte de palestinos musulmanes contra judíos. Por más de un mes, se han visto brutales apuñalamientos, motines, embates por autos y balazos casi a diario. Un padre y una madre fueron balaceados frente a sus cuatro hijos. Han convertido a esposas en viudas, y niños en huérfanos. Muchos permanecen en el hospital, algunos bajo condiciones críticas. No se ha visto un nivel tan elevado de terrorismo por las calles y en los autobuses desde los terribles días de la Segunda Intifada. La mayoría de los atacantes son adolescentes, armados con todo tipo de cuchillo, incluyendo hachas y machetes.

Durante pasados tiempos de guerra cuando Israel ha recibido una lluvia de misiles desde Gaza o el Líbano, por lo menos existe un sistema de alarmas que avisa a las personas para que procuren albergue. Pero, según una madre israelí exclamó esta semana: «Los apuñalamientos no tienen un sistema de aviso; ¿cómo puedo proteger a mis hijos de ataques tan impredecibles? No los puedo mantener encerrados en los refugios.» Sus sentimientos son reflejados en los rostros de todos los israelíes que vemos.

Miembros de nuestro equipo de Puentes para la Paz sollozaban al saber del ataque contra los pasajeros en el autobús #78 en que murieron dos personas a consecuencia de apuñalamientos y balazos, y aún ocho yacen en el hospital. Muchos de nuestro equipo de voluntarios viajan dos veces al día en el autobús #78 de ida y regreso a su lugar de trabajo. Las calles están muy quietas hoy, y los autobuses casi vacíos, por temor a más ataques. El gobierno ha convocado varias reuniones de emergencia para discutir la manera en que pueden controlar esta nueva clase de amenaza. Muchos soldados han sido reclutados para ayudar a la policía, han puesto detectores de metal a las entradas de la Ciudad Antigua de Jerusalén, y las fuerzas de seguridad están en alto estado de alerta.

Mientras tanto, las tensiones también aumentan en nuestras fronteras con Siria y el Líbano al norte, con Egipto al sur y con Gaza al oeste. El alcalde de Karmiel nos ha dicho que muchos anticipan que los próximos ataques desde el norte serán feroces. Quería saber si el alimento que tenemos almacenado en Karmiel estaría disponible ante tal eventualidad. Le aseguramos que estamos allí para demostrarles nuestro amor y apoyo todos los días del año, pero especialmente durante tiempos difíciles.

En Medio de Tiempos Como Estos

En Puentes para la Paz comprendemos que en estos momentos de dolor y confusión debemos mantenernos firmes con el pueblo judío. «‘Consuelen, consuelen a Mi pueblo,’ dice su Dios» (Isa. 40:1). Ninguno en nuestro equipo se ha ido por causa de esta violencia. Claro está, tomamos precauciones adicionales para proteger a nuestro personal, asegurando que nadie tome el transporte público por un tiempo. Estamos listos a demostrar nuestro amor en medio de esta época difícil. Cien cristianos simpatizantes han llegado esta semana para acompañarnos en una Misión de Solidaridad. Nuestro mensaje a Israel y al pueblo judío es firme: Ustedes no están solos.

Nuestro personal preparará sacos de alimento este fin de semana para entregarlos a los trabajadores de emergencia. Hemos preparado canastas de consolación para las familias que guardan shivá (período de siete días de luto). Estaremos supliendo a las necesidades de viudas, huérfanos y heridos durante los próximos días.

Usted Puede Ayudar

Sus regalos financieros designados para las Víctimas de Guerra nos ayudarán a alcanzar al pueblo de Israel con muestras de consuelo y amor. Su donativo hacia nuestro Proyecto de Alimento nos ayudará a comprar y almacenar más comestibles en nuestro centro de Karmiel en caso de guerra. Sus oraciones son vitales para estos tiempos. Gracias por apoyar a Puentes para la Paz, nuestro personal y el pueblo de Israel mientras juntos enfrentamos este embate de furia y maldad.

Bendiciones desde Israel,
Rebecca Brimmer,
Presidenta Ejecutiva Internacional

 

(Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos)