Promoviendo Respuestas Responsables

diciembre 27, 2016
Print Friendly, PDF & Email

Padre Gabriel Naddaf con una familia árabe-cristiana en Nazaret Foto: Maor X/wikipedia.org

Los cristianos en muchas partes del Medio Oriente atraviesan horrenda persecución a manos del grupo militante islamista ISIS, quien asesina, esclaviza y tortura tanto a hombres como a mujeres y niños. Hemos visto imágenes escalofriantes, y nuestros corazones claman por nuestros hermanos en la fe. Algunos cristianos en Israel y la Autoridad Palestina también experimentan persecución y tortura, a veces hasta la muerte, ¡pero nunca a manos del pueblo judío! Son perseguidos por grupos radicales islamistas en la Tierra. Y pronto ISIS podría infiltrar el área.

A pesar de las dificultades que enfrentan algunos cristianos, ¡Israel es el mejor lugar en el Medio Oriente para ellos vivir! El Padre Gabriel Naddaf, sacerdote Griego Ortodoxo que vive en Nazaret, dice: «De entre todas las naciones en el Medio Oriente, Israel es la única donde la población cristiana ha continuado creciendo. En todos los demás países ha ido menguando, ¡incluyendo Belén [que se encuentra bajo el gobierno de la Autoridad Palestina]! Es el único país en que los cristianos no son perseguidos por el gobierno debido a su fe. Es la única nación donde los cristianos tienen pleno acceso a educación, oportunidades económicas y participación política.»

Pero el Padre Naddaf no está exento de amenazas. Así como los pastores bautistas Naim y Steven Khoury en Belén y Jerusalén, reciben frecuentes amenazas por parte de musulmanes quienes odian a los que defienden la Biblia, al Dios de Israel y al Israel de Dios.

Esos hombres, y otros como ellos, son insultados y odiados por sus compañeros de la niñez, por políticos árabes y, tristemente, aún por algunos otros líderes cristianos palestinos. El Padre Naddaf ha recibido tantas amenazas de muerte que ya no las puede contar. En numerosas ocasiones, ha recibido disparos y se ha visto cerca de la muerte. Pero esos valientes hombres aún permanecen firmes en su fe.

Iglesia de la Natividad, Belén Foto: Ryan Rodrick Beiler/shutterstock.com

Naddaf anima a su congregación árabe-israelí para que haga lo correcto: «En tiempos cuando los cristianos de todo el Medio Oriente son decapitados por su fe, los cristianos en Israel tienen plena libertad para practicar su fe, procurar cualquier carrera, viajar a donde quieran, casarse con quienes amen y hacer cualquier tipo de trabajo que deseen. ¿No debemos celebrar esa maravillosa libertad? ¿No debemos participar en el costo de asegurar esa libertad? ¿Deben los judíos ser los únicos en servir en la Fuera de Defensa Israelí, y no también los hijos nuestros?

El problema, según observa Naddaf, es que la mayoría de los cristianos árabe-israelíes viven en comunidades dominadas por el islam, lugares donde el gobierno local y las empresas subyugan a todo el que rehúse creer en su dios llamado Alá, quien «no tiene Hijo,» y cuyo principal profeta es Mahoma. Es un sistema que deliberadamente humilla a los ciudadanos no-islámicos, que les impone una clase social inferior, limita sus derechos y libertades, y constantemente los persiguen y a veces los matan. Según el Corán, su libro sagrado musulmán, esos ciudadanos se llaman dhimmis.

Por varios años, Naddaf ha enseñado a cristianos árabes que no tienen que aceptar la imposición de su clase como dhimmis mientras vivan en Israel, que no es una nación musulmana. Después de todo, no viven en Irán, Siria, Jordania ni Egipto. Aunque Israel es una nación judía, también es democrática, y todos sus ciudadanos tienen derechos y oportunidades por igual. Según Naddaf, los ciudadanos cristianos en Israel tienen la responsabilidad de defender esos derechos, de aprovechar las oportunidades y de no temer la censura de sus comunidades locales musulmanas. Incluso, para defender esos derechos y esas oportunidades, los ciudadanos cristianos árabes de Israel tienen la obligación de servir en el ejército y de defender a la nación judía con sus vidas.

Puentes para la Paz bendice a esos valientes líderes cristianos. Por muchos años, hemos provisto alimento a los cristianos árabes locales que están en constante riesgo de sus vidas por causa de su fe a mano de vecinos musulmanes.

Algunos, como el Padre Naddaf y los de Belén, han sido públicos en su insistencia de defender sus derechos y responsabilidades como ciudadanos israelíes, lo que representa una provocación para los musulmanes. Muchas veces sufren la pérdida de sus empleos y son abandonados por sus amistades y familiares. Naddaf dice: «Líderes islámicos pueden ofrecer seguridad financiera. Pero cuando los cristianos deciden apoyar a Israel, pierden esa seguridad. Los cristianos necesitan saber que no están solos, que sus necesidades serán suplidas.»

Puentes para la Paz provee alimento a 26,000 personas cada mes. Ayudamos a muchos nuevos inmigrantes judíos, sobrevivientes del Holocausto, niños en pobreza, y también a cristianos árabes que enfrentan persecución en sus comunidades predominantemente musulmanas.

Su regalo especial hacia nuestro Proyecto de Alimento o Asistencia a Familias Árabes demostrará a esos hijos amados del Señor que no están solos. Ayúdenos a fortalecer y animar a todo el pueblo de Israel por igual.

Bendiciones desde Israel,
Rebecca Brimmer
Presidenta Ejecutiva Internacional

(Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos)