Padre Nuestro en los Cielos

marzo 15, 2016
Print Friendly, PDF & Email
AP316_Scissor attack

Foto por Ashernet

Esas palabras son muy familiares a cada cristiano que conoce la oración del Padre Nuestro. También se hallan muy frecuentemente en oraciones judías. Las palabras hebreas son: «Avinu [Padre nuestro] sh’bashamaim [que estás en los cielos].» También forman la primera línea de una nueva canción por el cantante israelí Gad Elbaz. Mi corazón se conmueve mientras escucho ese video musical y percibo el llanto de su corazón para que Dios ayude a nuestro mundo quebrantado. Su oración es reflejada en los corazones y las mentes de todos los israelíes en cada segmento de la sociedad, quienes ruegan a Dios por alivio del tumulto, el terrorismo y las amenazas que ellos enfrentan cada día. (Búsquelo en YouTube: Gad Elbaz, «Avinu»).

En Israel durante los pasados meses, no hemos tenido alivio de los continuos ataques terroristas. Ya es normal que uno vigile bien sus entornos, porque nunca se sabe de dónde vendrá otro ataque. Hombres, mujeres y niños son apuñaleados, apedreados, fusilados y atropellados. Pequeños niños inocentes han sido asesinados o mutilados. Mi corazón gime por los hijos de Israel. Yo también clamo: «¡Padre nuestro que estás en los cielos, escucha nuestro llanto!» Me uno al salmista cuando dijo:

AP_316_2

Foto por Ashernet

«Oye, oh Dios, mi clamor; atiende a mi oración. Desde los confines de la tierra Te invoco, cuando mi corazón desmaya. Condúceme a la roca que es más alta que yo. Porque Tú has sido refugio para mí, torre fuerte frente al enemigo. Que more yo en Tu tienda para siempre; y me abrigue bajo el refugio de Tus alas. (Selah)» (Salmo 61:1-4).

Cada mes, más familias israelíes son sumergidas en estado de duelo, y otras comienzan una ronda interminable de estadías en el hospital, operaciones y terapias físicas.

Mientras escribo esta carta, helicópteros militares vuelan muy bajito sobre nosotros. Inmediatamente me detengo y oro. Es muy probable que alguien se encuentre en peligro este mismo momento.

Rogamos por la Misericordia de Dios

Únase a nosotros en oración mientras clamamos por la protección, misericordia y compasión de Dios. En Puentes para la Paz, nuestros dedicados voluntarios también han experimentado el temor y el peligro, pero igualmente experimentan la paz que Dios da en medio de la tormenta. Nos paramos al lado del pueblo de Israel en este su momento de necesidad, y lo continuaremos haciendo.

AP_316_3

Foto por D.Williams/ bridgesforpeace.com

Seguimos entregando alimento a los necesitados, que incluye sobrevivientes del Holocausto, nuevos inmigrantes, niños, lesionados y enlutados. Lo damos en nombre del Señor. Queremos que ellos sepan que cristianos alrededor del mundo les aman, oran por ellos y dan de sus finanzas para suplir a sus necesidades en momentos como estos. Es importante que proveamos a sus necesidades básicas cuando están demasiado apesadumbrados para salir de sus hogares. A menudo su tiempo de luto tarda en desaparecer. Muchos están profundamente traumatizados y requieren ayuda continua. Por eso hemos establecido el proyecto de Víctimas de Guerra y Terrorismo.

Nos hemos unido a otras organizaciones israelíes que llevan consuelo a familias enlutadas, ayudándolas para que ayuden a otros. Auspiciamos campamentos de niños para los que han perdido un miembro familiar a causa del terrorismo o la guerra. Proveemos equipo especializado que no está cubierto por su seguro médico. Cuando podemos, ayudamos a hospitales y clínicas para que adquieran equipo y materiales esenciales.

Yo no quiero simplemente leer las noticias y mover la cabeza en consternación. Yo quiero ser uno de esos seguidores de Yeshúa (Jesús) quienes ayudan de manera práctica para alimentar, consolar y ser un hombro donde se puedan recostar. Yo quiero abrir los cielos con mis oraciones. Le quiero invitar a que se una a nosotros mientras demostramos el amor de Yeshúa a Su familia natural.

Únase Hoy

¡Sus oraciones eficaces pueden lograr mucho! Por favor, ore por la paz de Jerusalén. Sus regalos hacia nuestro programa de Alimento nos ayudarán a alimentar al pueblo de Israel. Sus regalos hacia las Víctimas de Guerra nos ayudarán a consolar a los hijos de Israel. Gracias por ser un colaborador con nosotros a medida que colaboramos con el Dios de Israel.

Bendiciones desde Israel,
Rebecca J. Brimmer
Presidenta Ejecutiva Internacional

 

(Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos)