La Próxima Guerra contra Israel Alcanzará a la Galilea

mayo 15, 2016
Print Friendly, PDF & Email
Israeli family sleeps in a bomb shelter, after a rocket launched by Palestinian militants from Gaza strip hits the southern Israeli town of Ashkelon.

(IDFonline/flickr.com/Dima Vasinovich)

La probabilidad de guerra en la frontera norteña de Israel ha aumentado en recientes meses. Hizbolá, el grupo apoyado por Irán basado en el Líbano, amenaza con abarrotar el norte de Israel con misiles y cohetes que alcancen hasta los pueblos que rodean el Mar de Galilea, y promete una explosión casi nuclear al bombardear la planta de amonio en Haifa. Hassan Nasrallah, el líder de la Hizbolá, recientemente amenazó a Israel diciendo: «Es simple matemática. Unos pocos misiles contra las plantas de amonio producirán la misma cantidad de muertes que una bomba atómica…Ustedes podrán destruir al Líbano y Dahiyeh. Ustedes tienen la fuerza aérea más grande, tienen misiles y tienen otros medios para hacerlo. Pero nosotros podemos hacer lo mismo a ustedes [Israel] con sólo unos pocos misiles dirigidos a sus plantas de amonio.»

Recientemente, me encontraba en mi oficina de Karmiel con Moshe, encargado de la seguridad en Karmiel, ciudad de 50,000 personas a 10 millas (16.1 km) al sur de la frontera con el Líbano. Su ciudad es uno de los blancos para los misiles de la Hizbolá. Moshe habló respecto a la pasada guerra en 2006. Durante esa guerra, Hizbolá disparó casi 3,800 cohetes contra Israel. Muchos de ellos cayeron en y alrededor de Karmiel. Cientos de miles de israelíes viviendo en el norte estaban a su alcance. La próxima guerra, según Moshe, será peor. Citó a expertos de seguridad y milicia israelí, quienes estiman que Israel recibirá una carga de miles de misiles. «Por los primeros cinco o seis días,» dijo, «creemos que la población no podrá salir de sus albergues.» Cada hogar, por ley, tiene habitaciones reforzadas que pueden soportar cierto nivel de ataque.

Luego de la reunión, mi esposo y yo hicimos una evaluación de provisiones en nuestra habitación reforzada, y añadimos suficiente agua como para una semana. La ciudad de Karmiel también evalúa los riesgos y determina cómo puede atender a las necesidades de su población. Ya hemos prometido ser parte de su equipo de emergencia. Ellos saben que tenemos sobre 300 toneladas de alimento para tiempos de emergencia. Ellos están agradecidos de que cristianos alrededor del mundo se interesen en sus necesidades.

Ruins from one of the apartments in Kiryat Malachi, damaged as a result of rockets fired from Gaza.

(IDFonline/flickr.com)

También nos han pedido que les ayudemos a preparar un búnker bajo tierra para dirigir sus operaciones de emergencia. Ellos no forman parte del ejército y no tendrán que luchar contra el enemigo. Ellos sólo serán responsables de suplir las necesidades de su comunidad en tiempos de crisis. Tendrán que rescatar a los ancianos y los discapacitados, además de proveer servicios de emergencia, como ambulancias, vehículos contra incendio y misiones de rescate, incluyendo el posible rescate de personas enterradas bajo estructuras colapsadas. También tendrán que bregar con interrupciones en los servicios de electricidad y el suministro de productos. Tendrán que hacer eso bajo circunstancias extremadamente peligrosas.

Los civiles ordinarios se podrán mantener en sus albergues o habitaciones reforzadas durante la crisis, pero los trabajadores municipales no podrán. Van a tener que proceder a pie, en auto o bicicleta a los centros de emergencia que se preparan para tales ocasiones. Ese centro subterráneo costará siete millones de shéqueles (casi 2 millones de dólares estadounidenses). La ciudad está pidiendo al gobierno nacional por una porción del costo, y ya han separado un millón de shéqueles, pero necesitan más.

Dios ha dado favor a Puentes para la Paz en Karmiel. El liderato del municipio sabe que representamos a innumerables cristianos quienes aman y desean verlos prosperar y experimentar la bendición del Señor. Tenemos consultas frecuentes. Ya nos ven como colaboradores para proveer a las necesidades del pueblo.

Operation Protective Edge children hiding A kindergarden in central Israel during a rocket alarm

(IDFonline/flickr.com/Dima Vazinovich)

Los civiles ordinarios se podrán mantener en sus albergues o habitaciones reforzadas durante la crisis, pero los trabajadores municipales no podrán. Van a tener que proceder a pie, en auto o bicicleta a los centros de emergencia que se preparan para tales ocasiones. Ese centro subterráneo costará siete millones de shéqueles (casi 2 millones de dólares estadounidenses). La ciudad está pidiendo al gobierno nacional por una porción del costo, y ya han separado un millón de shéqueles, pero necesitan más.

Dios ha dado favor a Puentes para la Paz en Karmiel. El liderato del municipio sabe que representamos a innumerables cristianos quienes aman y desean verlos prosperar y experimentar la bendición del Señor. Tenemos consultas frecuentes. Ya nos ven como colaboradores para proveer a las necesidades del pueblo.

AP_516_4

(Daniel Kirchhevel/bridgesforpeace.com)

Luego de la guerra en 2016, el Señor nos dirigió a establecer un centro de ayuda en el norte de Israel. Oramos mucho, y Dios nos confirmó sobre el lugar en que debería ser: en Karmiel. En ese momento supimos que estaríamos allí para momentos de crisis. Nos hemos preparado según esa visión. Ahora parece que ese tiempo está inminente. En el libro de Ester, Mardoqueo dijo a Ester: «Porque si permaneces callada en este tiempo, alivio y liberación vendrán de otro lugar para los Judíos, pero tú y la casa de tu padre perecerán. ¿Y quién sabe si para una ocasión como ésta tú habrás llegado a ser reina?»(Est. 4:14). Una traducción judía del mismo pasaje dice: «…para una crisis como esta.» Sé que Dios ha puesto a Puentes para la Paz en Israel, y específicamente en el norte de Israel, para un tiempo como este. Nos ayudará a consolar y cuidar al pueblo de Israel en momentos de crisis.

Ayúdenos a fortalecer las relaciones en Karmiel, mantener nuestro suplido de alimento y ayudar a construir el búnker de emergencia que es tan esencial. Sus donativos hacia el Centro de Karmiel nos permitirán demostrar al pueblo de Karmiel cuánto los amamos, tanto en momentos de quietud como en momentos de crisis.

Bendiciones desde Israel,
Rebecca J. Brimmer
Presidenta Ejecutiva Internacional

(Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos)