Dios Trae al Pueblo Judío de Regreso a Casa

febrero 7, 2019
Print Friendly, PDF & Email

“Oigan, naciones, la palabra del SEÑOR… ‘El que dispersó a Israel lo reunirá, y lo guardará como un pastor a su rebaño.’” Jeremías 31:10

Román y Svetlana llegaron a Israel desde Ucrania un año después de retirarse de sus empleos. Les fascina la vida en Israel, especialmente la vibrante comunidad judía. A Svetlana le encanta abrir la ventana de su apartamento en el noveno piso y orar porque dice que “Dios está muy cerca aquí y escucha mis oraciones.” Ellos estudian regularmente la Torá (Gén. – Deut.). Pocos años después de su llegada, su hijo menor también vino a Israel con sus dos hijos pequeños, Anton y Dasha. La vida les era muy buena, hasta que su hijo falleció de repente en un accidente. Román y Svetlana súbitamente adquirieron toda la responsabilidad por el cuido de sus nietos. Sus escasos ingresos de retiro no eran suficientes para su familia ahora extendida. Fue entonces cuando Dios trajo Puentes para la Paz a sus vidas. A través de nuestro Programa de Adopción pueden recibir alimentos, ayuda para sus gastos de transporte, regalos en días festivos y cumpleaños, y ánimo para su desaliento. La nueva oración de Román y Svetlana es que puedan tener largas y saludables vidas para que puedan estar allí para Anton y Dasha, ahora de 10 y 12 años, hasta que se incorporen al ejército y sean independientes. Ellos recientemente enviaron una nota alabando a Dios por la ayuda de nuestro personal cristiano en Puentes para la Paz.

Michael es un inmigrante de 21 años de edad que vino desde los Estados Unidos. Durante su adolescencia, quedó fascinado con Israel y se mudó aquí por sí solo a los 17 años. Sirvió en la Fuerza de Defensa Israelí como soldado solitario, ya que su familia todavía residía en Estados Unidos. Después de su servicio militar, se matriculó en la universidad donde actualmente estudia biología. Ha sido nuestra alegría ayudar a Michael, a medida que adquiere las herramientas para disfrutar de una vida exitosa. Recientemente recibimos esta carta de él.

Shalom desde Jerusalén,

 Quiero comenzar expresando mi sincero agradecimiento por el apoyo que me han brindado. He estado reflexionando en todo lo que he aprendido desde el principio del programa comenzado hace casi tres años. Una de las cosas más conmovedoras que he estado considerando a lo largo de mis estudios es cómo los seres humanos son similares pero también diferentes a todos los demás organismos en el planeta. Los seres humanos son la única especie en que los individuos colaboran con extraños, a menudo sin nunca conocerlos en persona. Su generosidad fue una demostración directa de ello. No puedo agradecerles lo suficiente por la ayuda material que me han proporcionado en esta trayectoria. Estoy muy endeudado con ustedes por lo que su amabilidad me ha enseñado. El ser humano significa el ayudarse unos a otros.

Cambiando Vidas Una a la Vez

El Programa de Adopción ayuda a familias, madres/padres solteros que crían a niños, estudiantes y sobrevivientes del Holocausto. La mayoría son inmigrantes, pero algunas son familias israelíes que enfrentan momentos de crisis. Nuestra asistencia provee para sus necesidades de emergencia, alimento, transporte por autobús y ánimo. Un elemento crítico adicional son las relaciones que se construyen entre cristianos y judíos. A menudo los cristianos son vistos con sospecha, pero ahora son vistos como amigos que quieren bendecir a los judíos. Dios nos ha llamado a este trabajo sagrado y práctico. Cada familia o individuo es evaluado por sus necesidades específicas. El costo de vida en Israel es muy elevado, lo que requiere varios patrocinadores por familia. Un total de 28,000 inmigrantes llegaron a Israel en 2018. Muchos tienen necesidades críticas y requieren nuestra ayuda. Desafortunadamente nosotros no podemos agregarlos al programa a menos que tengamos más patrocinadores, por lo que le estamos pidiendo a Dios que nos provea en esta área. ¿Dios le está hablando a su corazón? Su inversión en estas vidas cambiará su futuro. Si no puede hacer un compromiso mensual, un regalo especial hacia nuestro Fondo para Nuevos Inmigrantes nos permitirá asistir a nuevos inmigrantes en muchas maneras prácticas.

Dios está llamando a Su pueblo para que participe con Él mientras los cuida como un Pastor. ¿Escucha usted Su voz?

Bendiciones desde Israel,

Rebecca J. Brimmer
Presidenta Ejecutiva Internacional

 

Traducido por Teri S. Riddering,
Coordinadora Centro de Recursos Hispanos