NOTICIAS

Cómo el coronavirus afecta a los enemigos de Israel: Irán y Jizbolá

marzo 17, 2020
Print Friendly, PDF & Email

Los combatientes de Jizbolá han sido diagnosticados con el coronavirus (Representativa)

En lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó como «pandemia», el coronavirus, se ha extendido por Asia, Europa, Medio Oriente y Estados Unidos. Mientras Israel toma medidas drásticas para frenar la propagación del COVID-19, los enemigos del estado judío están siendo afectados severamente por la enfermedad.

A principios de este mes, el ayatolá Ali Khamenei, supremo líder religioso del archienemigo de Israel, la ‘República Islámica de Irán’; rechazó que que el coronavirus «es un gran problema». De hecho, Khamenei se jactó de que la «tragedia se convertiría en una bendición”.

A la fecha la «bendición» ha infectado a 9,000 iraníes, convirtiéndolo en el segundo país con el mayor número de casos de Covid-19 fuera de China. Tan solo en las últimas 24 horas, se ha confirmado la alarmante cifra de 1,075 casos.

Más aún, según la agencia semi oficial de noticias Fars, la «bendición» ha cobrado ya la vida de 354 iraníes, convirtiéndolo en el país con la tasa de mortalidad más alta relacionada con el coronavirus en el mundo, fluctuando entre 8 y 18% diariamente. En comparación con China cuya tasa de mortalidad es del 3%.

La devastación se produjo después de que Irán negó categóricamente que la enfermedad hubiera dañado al país y a su gente. Irán fue el primer país del Medio Oriente en sufrir muertes por coronavirus cuando se reportaron dos muertes en la ciudad de Qum el 19 de febrero.

En una conferencia de prensa a finales de febrero, el viceministro de salud Iraj Harirchi, anunció que Teherán había «casi estabilizado» el brote. Incluso apostó su carrera diciendo que “renunciaría a su cargo si los números son incluso la mitad o la cuarta parte de lo anunciado”.

Al día siguiente, Harirchi dio positivo por el coronavirus. La fachada de salud y bienestar de Irán parece haberse desmoronado al grado de ser ahora considerado como un «nuevo epicentro del brote de coronavirus», informó el New Yorker.

Esta semana, Fars especuló sobre los últimos funcionarios de alto rango infectados: el Ministro de Cultura, Patrimonio, Artesanía y Turismo, el Ministro de Industria, Minas y Negocios y el Vicepresidente Eshaq Jahangiri.

Mientras todo esto está sucediendo en Irán, sus representantes del terrorismo en otros países están sintiendo el efecto de la enfermedad. Según los informes, Jizbolá, la organización terrorista ubicada en la frontera norte de Israel, ha colocado a varios de sus funcionarios de alto rango en aislamiento, por temor a que se hayan infectado durante una reunión la semana pasada, con sus jefes iraníes en Beirut, quienes los manejan como títeres terroristas. Como medida de precaución, el jefe de Jizbolá, el Secretario General Hassan Nasrallah, también fue aislado.

ENFOQUE DE ORACIÓN: Oremos para que la pandemia de coronavirus con sus infecciones resultantes y el recuento de muertes en sus países sea un llamado de atención para los líderes de Irán y Jizbolá. Oremos para que un temor genuino del Señor venga sobre ellos.

VERSO BÍBLICO: “Luego dijo a todo el mundo: `…Si ustedes me obedecen

y se apartan del mal, habrán hallado la sabiduría…´” Job 28:28 NBLA

Traducido y adaptado por Raquel González – Coordinadora PPP Centro de Recursos Hispanos

Publicado en marzo 17, 2020

Fuente: Ilse Strauss, Bridges for Peace (Puentes para la Paz), 12 de marzo de 2020

Fotografía con licencia: Paul Keller/flickr.com

Fotografía con licencia: flickr.com